Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Notas Laborales: El sindicalismo de hoy en Venezuela, nos avergüenza


Por Gabriel Moreno.-

 El salario, hoy día en Venezuela, es uno de los peores del mundo. Esa unidad de compra y pago, desmaya ante la ya insoportable escasez de bienes y servicios básicos para el vivir.

El trabajo asalariado sucumbe.

Las políticas macros y, públicas, implementadas desde el alto gobierno carecen de éxitos en cuanto a la producción de bienes y servicios.

La gente sufre, y mucho.

Pero  lo trágico de esto es que, desde el sindicalismo, nada se dice.

Los sindicatos exhiben el poco honroso average de casi desaparecer de las escenas de lucha laborales justo cuando, desde el año 1999, el mundo del trabajo asalariado tiene las mejores protecciones y tutelas jurídicas desde el atalaya de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

La paradoja es que, desde la CRBV, el camino, en lo formal,  se ilumina, pero el andar del sindicalismo es sobre predios oscuros y fatigados.

La comida para la gente es escasa y cara, y el sindicalismo no protesta. No actúa, no dice. No propone.

Los salarios son de miseria, y el sindicalismo calla. Baja la cabeza.

La gente  empeora o muere, por falta de medicamentos y otros insumos indispensables para tratar la salud.

Los servicios públicos de salud son una vergüenza!

Y el sindicalismo no reacciona.

El sindicalismo moderno le tiene que ser útil a los trabajadores en la fábrica y en la sociedad.

Pero en Venezuela, eso no es así!

El sindicalismo está en la debacle general  y eso tiene sus causas múltiples.

La causa principal de eso es que el gobierno se propuso destruir el sindicalismo, y lo logró.
Pasa igual con casi  todas las instituciones fundamentales del país.

Los tribunales, por ejemplo,  en todos sus ámbitos de  competencia, no funcionan para atender los cometidos para lo cual fueron creados.

Desde los ámbitos judiciales, la justicia es una verdadera parodia. Las decisiones las imponen los caporales de la política de acuerdo a sus intereses parciales de ellos y de los grupos que defienden.

Para recuperar el sindicalismo se necesita mucha lucha y claridad.

La sociedad necesita de un sindicalismo fuerte. Vigoroso. Con políticas propias. Autónomas.

En sus nacimientos, en el ya lejana década del 30 del siglo pasado, hasta el acceso al poder en 1998 del Chávez, el sindicalismo, estaba en total compaginación con los partidos políticos y sus estrategias.

Al caer los partidos que los sustentaban, vino la debacle de sus variantes sindicales.

De ese espacio de tiempo, la enseñanza que se extrae, es que el sindicalismo no pueden ligar su existencia y sus razones de ser, en su anclaje en los partidos políticos.

Los sindicatos pertenecen al mundo del trabajo asalariado. A ellos se deben. A la luchas de trabajadores y sus aspiraciones ciertas y legítimas.

Los partidos políticos es otra cosa!

En cambio, en la concepción chavista del poder, los sindicatos no tienen importancia. En esa concepción primitiva del socialismo, los sindicatos estorban.

El poder reside, según esa visión,  en el líder máximo (hoy muerto), y en las fuerzas armadas.

Allí está el poder real!

Los contenidos constitucionales, sobre el mundo el trabajo y el sindicalismo, en la visión chavista,  es sólo combustión para las galerías.

Hoy, cuando el sindicalismo agoniza al lado de bellas proclamas constitucionales, paradójicamente, quien triunfa, en esencia, es la política chavista de esencia anti sindical.

Ese es un tema excelente para el debate de cara al nuevo proceso constituyente que se anuncia.


Pero hay que decirse las verdades, las bárbaras terribles! 

Tags: , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top