Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Notas Laborales: ¿Es el salario un derecho adquirido?

Por Gabriel Moreno.-

Al entrar en vigencia, en el año  1999, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, yo, como operario del derecho del trabajo en su visualización de ciencia y espacio/herramienta enamorado de la justicia social, sentí profundas y positivas expectativas.

En esa norma jurídica superior del país, por primera vez, en la historia de esta tierra de gracia, le dio a los derechos y beneficios de índole laboral,  un excelso tratamiento.
Se constitucionalizó, así,  el derecho del trabajo en sus definiciones medulares.

Como piedra angular de esas definiciones, se miró, en esa CRBV,  al trabajo como un hecho social ( no como una mercancía, tal era concepción predominante en los espacios del mercado, que medía al mismo como un renglón más del costo final del producto, bien o servicio generado por la empresa, sin importar la gente o ciudadanos trabajadores en sus dimensiones humanas y sociales).

Por ser el trabajo un hecho social, acto seguido, patentizó ella, que los beneficios y derechos laborales, desde que van surgiendo en la vida del trabajador, ellos deben ser protegidos por los principios de la progresividad y, para todos en la sociedad, éstos se hacen intangibles.(intocables). 

Cuando alguien, en su condición de operario del derecho del trabajo, ha de saber, de entrada, que,  a consecuencia de la aplicación de los principios de la progresividad e intangibilidad, previsto en el artículo 89 de la CRBV, los mismos se convierten en derechos adquiridos.

Y, al ser derechos adquiridos, ni los propios titulares de esos derechos (los trabajadores ), no tienen cualidad para renunciar a ellos.
La ley prohíbe a los trabajadores que, en ninguna circunstancias, éstos  renuncien a sus propios derechos.

Allí, la ley, exhibe su carácter protectorio.

Son de orden público, proclama!

Alguien, en sana duda, pueden preguntar si esos principios protectorios, de rango constitucional, se refieren a todos los derechos y beneficios laborales?. Respondo que sí, todos están protegidos por los principios de la progresividad e intangibilidad, sin excepción.

Siempre hay que tener presente la globalidad de la visión en torno a los principios reguladores y protectorios  de origen constitucional, referidos a los derechos laborales y de la seguridad social.

Esos principios, en sus finalidades superiores, tienen como objetivo el logro de la justicia en el ámbito de las relaciones laborales.

Se busca proteger a los que, en la sociedad son económica y jurídicamente, los débiles: los trabajadores.

Esas son las motivaciones centrales de las normas protectoras del derecho del trabajo, a la cabeza de los cuales, está la constitucionalización del derecho del trabajo.
No obstante la claridad y contundencia de las previsiones del  derecho trabajo, y a casi 20 años de su vigencia, a este escribidor, le sorprende, por decir lo menos, la abismal diferencia que existe entre las normas y la realidad.

Las normas son bellas, la realidad tiene el alma oscura.

Víctima principal de ese desfase, en los social y humano, son un denso sector de los jubilados del país!

Si usted es general de división y legalmente jubilado, son pensión es igual al salario de  su homólogo activo, y eso está muy bien.

Y si usted se jubiló como docente/director/a, está en igual situación del general jubilado, y eso está bien, igualmente.

En cambio, si usted fue trabajador de Alcasa (o cualquier otra empresa básica ) y ganaba por su trabajo rotativo 650.000 bolívares integrales mensuales, y por salario básico, pongamos por caso, ganaba 80.000 bolívares mensuales, el cálculo de su pensión se hará sobre la base de esos 80.000 bolívares promediados en 12 doce meses, pero, con la advertencia de que el monto de su pensión, según la ley, no puede ser superior al 80% de su salario básico. 

Destaco que, el trabajador de Alcasa, de acuerdo a los conceptos constitucionales de progresividad, intangibilidad  y derechos adquiridos, fue estafado.
El salario era un derecho adquirido y al final se volvió agua!
Falló la administración de Alcasa, no constitución!




Tags: , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top