Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Pedro J. Torres: Descubren nuevas evidencias del papel de la genética en la obesidad infantil

Mucho se ha discutido durante décadas acerca del rol que juega el factor hereditario en el desarrollo de la obesidad, en contraposición con la influencia de los factores ambientales, educativos y de los hábitos de vida, dada la dificultad de sopesar con exactitud la influencia de cada uno de estos en la aparición de esta compleja patología; ahora, una nueva investigación ha revelado nuevas evidencias acerca de la importancia del componente genético. La Fundación Torres-Picón (FTP) nos comparte información sobre este reciente análisis y documento científico.

Se trata de un estudio genético llevado a cabo por un equipo científico encabezado por las Universidad Pompeu Fabra (UPF) y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en colaboración con el Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Raras (CIBERER) del Instituto de Salud Carlos III; en este estudio, realizado con 480 niños españoles con obesidad infantil severa, se pudieron hallar nuevas mutaciones de genes relacionados con la regulación del apetito en el hipotálamo.

Según informó Luis Alberto Pérez Jurado, líder de la investigación y jefe de la Unidad de Genética de la UPF y de un grupo del CIBERER: “La mayoría de las variantes genéticas detectadas asociadas a obesidad han sido heredadas por parte de uno de los padres con obesidad más moderada, y probablemente tienen un efecto dominante”, a lo que añadió: “La combinación de la carga genética con el ambiente claramente ‘obesogénico’ que ha surgido en los últimos años con las sociedades industrializadas seguramente explica el hecho de que la enfermedad se expresa de forma más evidente en los hijos que en los padres".

Explicó el científico que algunos de los genes descubiertos presentan funciones asociadas con la regulación del apetito, la sensación de saciedad y procesos hormonales; especificó que los genes GRIK1 y GRM7 son miembros de la familia de receptores de glutamato, los cuales cumplen varias funciones en la fisiología del sistema nervioso central, entre ellas la regulación del balance de energía y la ingesta.

“En estudios con ratones se ha visto que la ausencia de otro receptor de glutamato de la misma familia (mGluR5) lleva a un descenso considerable en el peso”, indicó Pérez Jurado.

Puntualizó que el gen GRPR es el que da origen al receptor de la gastrina, una hormona encargada de facilitar la digestión en el estómago y provocar la sensación de saciedad. “El mal funcionamiento del gen GRPR puede causar dificultades para sentirse saciado y, en consecuencia, provocar una mayor ingesta de comida”, señaló.

Además, dijo el experto, el gen SLOC4C1 está vinculado, entre otras funciones, con el transporte de las hormonas tiroideas, las cuales a su vez han sido asociadas con las fluctuaciones de peso; en efecto, una de las causas más frecuentes de sobrepeso es el hipotiroidismo.

Por otra parte, en la investigación se determinó la presencia de una variante en el gen NPY dentro de una familia que presenta varios casos de obesidad severa en al menos tres generaciones, y en la cual los varones presentan además un Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). En este sentido, Clara Serra, investigadora de la UPF y del CIBERER, explicó: “El gen NPY da lugar a un péptido con funciones moduladoras en el control del balance energético y la conducta, incluyendo la conducta alimentaria. Por este motivo, no resulta extraño que exista un vínculo entre el TDAH y la obesidad, dado que ambos pueden estar causados por trastornos de conducta regulados por el mismo gen”.

Serra finalizó asegurando que “la obesidad es, hoy por hoy, uno de los principales problemas de salud pública en los países occidentales. Por esto es de vital importancia que, además de fomentar los buenos hábitos, estudiemos sus bases genéticas. Sólo así lograremos entender mejor los mecanismos y la susceptibilidad de cada persona, y contribuir a evitarla o tratarla y a frenar el impacto negativo que esta enfermedad ejerce sobre la sociedad”.

Pedro J. Torres, vocero y directivo de la Fundación Torres-Picón (FTP), enfocada internacionalmente en la tarea de prevenir tanto la obesidad infantil como el sobrepeso, y en promover el arte, la cultura y la educación como herramientas para la superación de los niños y jóvenes, dijo que el mundo está enfrentando este grave problema que amenaza y acorta vidas, pero se requiere más dedicación y compromiso en todos los continentes, tanto institucional como comunitario, para disminuirlo y controlarlo. “Saludamos la perseverancia de la comunidad científica en la materia; renovamos nuestro llamado a estar atentos y a tomar en cuenta sus recomendaciones” señaló.

GF/EDC

Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar http://ift.tt/2tYUkwl
via IFTTT

Tags: , , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top