Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Matar un antojo sale bastante caro

Ciudad Bolívar.- Una simple salida a comer un dulce puede transformarse en un gran gasto  para el bolsillo de los bolivarenses.

Un café, un postre o una comida no es fácil de pagar en cualquier establecimiento comercial.

Andrés Guillén contó que sufre cuando tiene que salir con su pareja.

“Cada salida es más cara que la anterior y eso que variamos de sitios, salimos en grupo y comemos algo distinto, pero la situación no ayuda”.

En establecimientos el precio de un postre puede variar, dependiendo de la ubicación del local y la atención que ofrecen, llegando a costar desde 12 mil bolívares en adelante.

Un cupcake o ponquecito va a partir de 5 mil bolívares, una bebida fría son 3 mil bolívares mínimo, de allí se inicia toda una crecida de montos.

En el caso de un café los precios también inician en los 3 mil, pero dependiendo del tipo y del sitio incrementa la cifra.

Hablan los comerciantes

Los dueños de los negocios alegaron que hacen malabares para comprar los materiales, pagar el local, la nómina a los trabajadores, además de lo posible por bajar los costos de la mercancía.

“Es cada vez más difícil conseguir materiales, actualmente no encontramos la harina por saco, ni bachaqueada, entonces compramos la harina de kilo y eso hace que gastemos más y tengamos menos producción. El que paga todo eso al final es al cliente”, señaló María Guevara, quien atiende un comercio.

Además han retirado ciertos productos, algunos casi de manera definitiva, por la escasez de materiales, principalmente las frutas.

La suma de todos estos contratiempos hace que las ventas bajen; “por poner un ejemplo cuando comenzamos vendíamos hasta 50 cupcakes a diario, esta semana hubo un día que vendimos 14”, indicó Guevara.

A Alejandra Velásquez le parece agradable la cantidad de espacios para poder compartir con otras personas de manera sana, pero lamenta que en una salida deje el sueldo.

“Hace poco fuimos a comer algo a mitad de tarde y terminamos gastando casi 50 mil bolívares entre dos personas, unas tortas, unas bebidas, un café y se va el dinero”, resaltó.

Bajan las visitas

A pesar de la situación aún los bolivarenses hacen sacrificios para escaparse y matar sus antojos culinarios, más que todo por el dulce, aunque terminan con un gran dolor al ver la factura.



De Regiones – Primicia

Tags: , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top