Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Trece trabajadores presos y 50 kilos de oro robados en Minerven

Trece trabajadores presos, nueve primero y cuatro posteriormente, que cayeron producto de la relación entre todos y 50 kilos de oro robados de Minerven, tienen al gobierno  corriendo para resolver la situación de inseguridad interna dentro de la que una vez fue la empresa más importante productora de oro del Estado venezolano.

La información obtenida en fuentes de todo crédito, explica que se dieron cuenta porque periódicamente se envía la producción al BCV pero además  como la producción es pequeña por las condiciones de deterioro en las que cayó la planta y se está obligado a sacar el metal para las bóvedas del Instituto Emisor, es más fácil mantener el control.

Minerven está bajo la égida militar, (menos mal porque los uniformados sufren la fiebre del oro cada vez que son destacados en el sur del estado Bolívar) y esa es una forma de evitar que se enfermen.

En estos momentos el presidente de la explotadora de oro de veta, o sea de mina, planta Colombia, es el general Javier Sarmiento quien fue presidente de Sidor. Es de la GNB y forma parte del nuevo poder militar que gobierna Guayana.

Desmantelamiento de controles

Por el oro, el imperio español cruzó los mares y llegó a América. Buscando El Dorado muchos conquistadores perdieron la vida por lo que al ser este metal algo sencillamente mágico, los controles de producción, manipulación y seguridad,  deben ser estrictos.

En Minerven, de 15 años para estas fechas se inició un proceso de desmantelamiento de controles internos para manipular el producto.

Los primeros que reclamaron derechos humanos fueron los trabajadores porque hace quince años cada trabajador que salía de la mina, debía desvestirse y eran revisadas sus ropas y pertenencias.

Por supuesto, en aras de los derechos humanos,  el sindicato respaldado por izquierdosos trasnochados para no pensar mal de nadie, se le quejaron al presidente Chávez, quien seguramente pensó lo mismo que yo: “Estos tipos son unos aviones”. Pero los dejó.

Quien fuera presidenta de una de las empresas del Estado y con inversionista privado, de las llamadas mixta, productora de oro para resolver esa situación de violación de Derechos Humanos intentó comprar un equipo de scanner para monitorear a todo el que salía de la empresa sin tener que quitarle la ropa. Ustedes saben el más sencillo el que se usa en los aeropuertos. Nunca se pudo aprobar ese mecanismo de seguridad. Luego el Estado a través del gobierno expropió todas las empresas productoras de oro, algunas operativas y otras simplemente emitiendo acciones en las Bolsas de Valores del mundo, ofreciendo el sueño de los placeres del oro en Guayana: El Dorado, en pocas palabras.

Y eso fue el acabose porque quien iba llegando traía su propia banda, perdón equipo, y estos fueron desmantelando los controles poco a poco.

En Minerven alguien inventó vender oro a futuro. Todavía por allí andan víctimas de esas “negociaciones”. Lo que se llamaría ahora “bachaqueo”.

Estas consistían en que la gente pagaba el metal y hacía la cola para esperar la producción y a medida que iba saliendo el oro, se le entregaba el producto a los que ya habían pagado. Una especie de pirámide. Mucha gente perdió los reales.

Lo sensato hubiera sido vender acciones y poner esa empresa a producir y a coordinar la producción de esa inmensa mina de oro sobre la que está asentado el sur del estado Bolívar.

Si Minerven hubiera hecho lo mismo que las empresas privadas que vinieron a extraer oro y nunca levantaron ni una pared, las cosas serían distintas pero dicen que la fiebre del oro se le mete a la gente en la sangre y la vuelve loca. Debe ser verdad. Yo vi a algunos sufrir de eso.

En medio de ese desorden, siguieron desmantelando los controles. La balanza de la puerta, se dañó.

La custodia que prestaba el Estado con militares era desarmada, les robaban los fusiles, que podrían llamar fusibles porque como que se les iban. De noche salían carros más pesados de lo que entraban pero nadie decía nada. Eso sin mencionar los helicópteros que dejaban y recogían pasajeros con cargas o las caravanas de funcionarios del Estado que bajaban a la zona a conocerla pues para no  seguir pensando mal y así llegamos hasta aquí. Y eso es sólo un pedacito.

Llegamos a la pérdida de 50 kilos de oro y a la prisión de 13 trabajadores de Minerven. ¿Qué tal?

 




from Sucesos http://ift.tt/2fRvslB

Tags: , , , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top