Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

¡No tienen perdón de Dios! mataron a su hijo de dos años porque era un estorbo para emigrar a Panamá

El macabro crimen de un niño de dos años ocurrido el pasado fin de semana en el oeste de Caracas, Venezuela, comienza a resolverse. Autoridades del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) informaron ayer la hipótesis del homicidio: el menor era un “estorbo” y su desaparición les facilitaría viajar a Panamá para emigrar.

El sábado 2 de septiembre, Iraida Mendoza, de 19 años de edad, llevó al pequeño David Jivan Gómez Mendoza a la vivienda de su novio, Daniel Mendoza, de 21 años, ubicada en la parroquia de Caricuao, en el distrito capital venezolano. En la mañana del domingo, el niño ya habíadesaparecido.

De inmediato, la joven pareja alertó a sus familiares y vecinos de la pérdida. Las redes sociales también se conmocionaron por el caso y fotos del menor, etiquetadas con el número de teléfono de su madre, empezaron a ser compartidas de manera masiva. Poco sabían los usuarios y los habitantes de los alrededores de la calle UD2 de Caricuao que el destino de David Gómez sería tan fatídico.

Mientras se despliegan los grupos de búsqueda, Daniel Mendoza también desaparece, despertando las sospechas de todos en el sector. Pero, horas después de su huida, lo más probable es que la negra conciencia revolvió la mente de Mendoza. En medio de sus violentos diálogos internos, emitió una llamada a un grupo vecinal de la zona y señaló dónde se encontraba el niño que despertó la ternura de sus compatriotas. David fue asesinado a puñaladas, envuelto en una bolsa negra y enterrado en la terraza 30 de la UD2.

Daniel fue detenido el miércoles por agentes policiales en el municipio Brión, estado Miranda, a unas cuantas horas del lugar de los hechos, informó el medio digital Crónica Uno luego de una rueda de prensa emitida por el director del Cicpc, Douglas Rico. La retención de Iraida sucedería poco tiempo después.

Un niño sacrificado para la nueva vida de sus padres
Los interrogatorios efectuados por los cuerpos de seguridad esta semana permitieron conectar los puntos del terrible homicidio. En las instalaciones del Cicpc, Iraida fue el primer punto de quiebre para la coartada de la joven pareja debido a sus contradictorios relatos, destacó el periódico El Universal.

Primero aseguró que David desapareció en una fiesta y luego que se escapó cuando visitaron a su novio. Un psicólogo del órgano policial se encargó a partir de allí de las interrogaciones para asegurar la verdad del hecho. Finalmente, reveló la macabra razón del inhumano acto.

Daniel e Iraida planearon, como muchos venezolanos en tiempos recientes, emigrar a Panamá para buscar una mejor economía ante el continuo deterioro de la calidad de vida en el país caribeño. Pero, el niño de dos años era un “estorbo”, una “carga”, para la pareja y por eso decidieron eliminarlo de su familia ante las negativas de sus círculos cercanos de criarlo mientras ellos huyeran hacia tierras istmeñas.

El mismo padrastro se encargaría de consumar el acto y sacrificar al inocente para obtener una nueva vida en otras latitudes, mientras que la madre biológica posiblemente estuvo al tanto de todo el hecho.
El director del Cicpc finalizó su rueda de prensa agradeciendo a la comunidad la ayuda prestada durante los días de búsqueda y emitió una advertencia final. “El menor estaba bajo el cuidado de alguien que no es padre o madre biológica. Hay que estar atentos a comportamientos extraños. No sólo los padres: debe hacerlo la familia entera”, concluyó.

La pareja ya se encuentra detenida y puesta a la orden de los Tribunales.

El luto continúa
Cuando el cuerpo del inocente fue hallado, el periódico El Universal asistió a la Morgue de Bello Monte, en la capital venezolana, para obtener testimonios de sus familiares.

El padre biológico de David, separado de Iraida desde hacía más de un año, hizo silencio frente a los periodistas del medio, mientras que los abuelos transmitieron su impotencia y dolor con cortos comentarios.

“Ella (Iraida Mendoza) no parecía una mala madre, siempre estaba con el niño, para donde iba el bebé la acompañaba. Yo la adoraba, era una muchacha decente, no entiendo qué pasó, por qué permitió que eso sucediera”, exclamó.

 

 

Vía: Noticia al Dia



from Sucesos – .::Diario El Luchador::. http://ift.tt/2wOR6x9

Tags: , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top