Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Pedro J. Torres: Una consecuencia de la obesidad infantil, niños con corazones de ancianos por hipertensión arterial

La hipertensión es una dolencia que usualmente asociamos con personas adultas, usualmente de edad bastante madura; sin embargo, en años recientes la hipertensión ha comenzado a manifestarse en individuos más jóvenes, en adolescentes y niños cada vez mas pequeños, con una frecuencia que ha ido aumentando en forma progresiva y proporcionalmente relacionada con el incremento que se ha venido registrando en las tasas de obesidad infantil y juvenil, lo cual es motivo de alarma ya que los niños con esta condición al crecer serán adultos hipertensos; así lo expresó el doctor David Kaelber, médico pediatra e internista de la Universidad Case Western Reserve: “Pensamos que un individuo con hipertensión suele ser el hombre cincuentón que va por la calle, pero se ha vuelto cada vez más común incluso en niños”. Revela y comenta la Fundación Torres-Picón.

Gobiernos, empresas, universidades, centros de investigación y comunidades deben promover más la prevención en salud. Pedro J. Torres, de la Fundación Torres-Picón

En vista de esto, el pasado mes de agosto la Academia Estadounidense de Pediatría llevó a cabo una evaluación de los parámetros utilizados para la detección, diagnóstico y tratamiento de los casos de hipertensión arterial en individuos jóvenes, vigentes desde el año 2004, esto ha simplificado los procedimientos de diagnóstico en niños y adolescentes, al adecuarlos a los parámetros utilizados con los adultos y al eliminar el término “prehipertensión” y cambiarlo por el más adecuado “presión arterial alta”.

La obesidad es una de las causas más frecuentes para la presión arterial elevada, tanto en adultos como en niños; al haber mayor contenido de grasas en la sangre, éstas pueden formar placas en el interior de las arterias, estrechándolas y haciéndolas más rígidas, aunado a esto, el mayor peso corporal implica un volumen superior de sangre, todo lo cual aumenta la presión dentro de las paredes arteriales. Dicha presión elevada causa daños a las arterias, aumenta la carga de trabajo para el corazón, lo que puede generar un engrosamiento del músculo cardiaco y una disminución en su eficiencia para bombear sangre, oxígeno y nutrientes al organismo.

La doctora Carissa Baker-Smith, epidemióloga de la Universidad de Maryland y principal analista de datos para los nuevos lineamientos de la Academia Estadounidense de Pediatría, explicó que muchos de estos trastornos no son diagnosticados lo suficientemente temprano para prevenir sus consecuencias; indicó que diversos estudios demuestran que la enfermedad cardiaca que se manifiesta en la edad adulta, a menudo tiene su origen en la infancia.

Por su parte, Janet De Jesús, funcionaria de programas en el Instituto Nacional para el Corazón, Pulmones y Sangre, señaló que el diagnóstico y tratamiento a tiempo es vital, debido a que el citado tratamiento en los niños puede revertir totalmente el daño producido por la hipertensión, posibilidad que disminuye a medida que el paciente va alcanzando la edad adulta.

DIETA SALUDABLE Y ACTIVIDAD FÍSICA ES LA PRINCIPAL PREVENCIÓN

En tal sentido, y tomando en cuenta que el principal tratamiento preventivo contra la obesidad y, por consiguiente, contra la hipertensión arterial, es el mantenimiento de una dieta saludable y la práctica cotidiana de suficiente actividad física, Baker-Smith estimó que tales hábitos no sólo son de bajo riesgo, sino que pueden resultar altamente beneficiosos, no sólo para los niños con sobrepeso o hipertensión arterial, sino también para muchos otros que no padecen de estos problemas.

Obviamente, en un medio cultural en el cual predomina el consumo de alimentos saturados en grasas, azúcares y sal, el promover la ingesta de una dieta balanceada y nutritiva no es tarea fácil; sin embargo, a juicio de De Jesús, si los padres comienzan desde temprana edad a inculcar en sus hijos hábitos de alimentación saludables, así como la costumbre de hacer ejercicios en forma cotidiana, al ir creciendo éstos aprenderán a tomar buenas decisiones y adoptarán conductas adecuadas, en beneficio de su propia salud.

Así lo divulgan medios internacionales online y agencias de noticias.

La Fundación Torres-Picón recuerda que a más joven se tiene sobrepeso o se es obeso, peor es el efecto en pérdida de años respecto a la expectativa de vida. “Debemos profundizar y enseriar aún más la lucha internacional por prevenir y controlar la obesidad”. Pedro J. Torres, su principal directivo y portavoz, subraya la importancia de considerar las recomendaciones y acudir a los profesionales de la salud para tratar la obesidad; no obstante recalca que todos podemos sumar a este esfuerzo preventivo global, especialmente los padres y maestros, orientando sobre el problema a los niños tanto en la casa como en la escuela.

GF/EDC

Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar http://ift.tt/2wxzC4J
via IFTTT

Tags: , , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top