Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

La risa como antídoto frente a la crisis en Cataluña

Frente a las amenazas y las invectivas que se lanzan los políticos españoles y catalanes, los humoristas tienen la difícil tarea de tratar de curar con la risa las fracturas sociales producto de la crisis en Cataluña.

La risa como antídoto frente a la crisis en Cataluña

Desde hace un mes, en las redes sociales y en los grupos de WhatsApp españoles proliferan las parodias y las chanzas, en medio del clima de ansiedad entre los españoles, sumidos en la peor crisis política del país en décadas por las ambiciones independentistas de los dirigentes catalanes.

Así, cuando el presidente catalán, Carles Puigdemont, pronunció un ambiguo discurso en vez de la tajante proclamación unilateral de independencia que toda España esperaba, un montaje lo mostraba como participante de un programa de telerealidad de citas: "Carlos, 54 años, independiente pero no mucho".

Otro "meme" lo muestra dispuesto a dialogar con el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy... pero del otro lado del cristal en una prisión donde algunos conservadores sueñan con enviarlo.

Un spot titulado "Help Catalonia", publicado en redes por una asociación independentista en el que una catalana de rostro compungido clama a Europa por ayuda, ha sido objeto de decenas de parodias.

Los internautas han comparado la expresión de su rostro con el que tendría la protagonista de una publicidad contra los problemas gástricos, o imaginan un "Help Andalucía" en denuncia de la "represión climática" en la región, donde la temperatura sobrepasa frecuentemente los 40°C en verano.

"La gente lo utiliza de escape de esta realidad tan dura", estima Edu Galán, fundador de la revista satírica Mongolia.

- Catarsis -

Antes del 1 de octubre, cuando tuvo lugar el referéndum de autodeterminación en Cataluña pese a la prohibición de la justicia, los chistes afloraban con facilidad.

Los internautas se dieron banquete con un ferry decorado con enormes imágenes de personajes de dibujos animados como Piolín, que alojó refuerzos policiales enviados por el gobierno central para impedir la votación.

Cuando la policía registró imprentas en búsqueda de papeletas, los independentistas se concentraron frente a los locales y corearon en burla: "¿Dónde están las papeletas?"

Pero desde el día del reférendum, el ambiente cambió radicalemente.

Las imágenes de violentas cargas policiales dieron la vuelta al mundo e impactaron en Cataluña.

El equipo de Polonia, emblemático programa satírico de la televisión pública catalana, se llegó a preguntar "si valía la pena hacer el programa" los días siguientes, lo que no le había pasado en doce años, indicó a la AFP uno de sus guionistas, Albert Martorell.

"Fue el programa más difícil de escribir. Porque la mayoría de nosotros lo vivimos en primera persona en los colegios" de votación, recuerda.

En su primera emisión tras el referéndum, Polonia mostró en la pantalla a un grupo de policías españoles que se creen dentro de una película de guerra llamada "Salvar al soldado España", y que terminan dando porrazos a unas abuelas delante de un colegio de votación.

"Sirvió de catarsis", afirma Martorell. La gente "ha dicho 'he recibido un golpe de porra, pero al menos he podido reírme'", señaló.

- División -

"La violencia es lo que ha cambiado todo", coincide el humorista catalán Txabi Franquesa, quien dice evitar en sus monólogos el tema, que ha llegado a dividir familias.

"Hay un bloqueo, ya no para hablar del tema humorísticamente, sino para hablar en general", dice. "Es como si estuvieras en una discusión de tráfico. Si yo intento responderte con humor es posible que te violentes más. Porque vas a creer que te estoy intentando tomar el pelo", se justifica.

"Nada hiere más que la identidad nacional", acota Galán.

En su número de octubre, la revista Mongolia mostró en su portada a Mariano Rajoy tomándose un selfi delante de Barcelona, atacada por una bomba atómica.

"Si todo sigue así, es muy probable que Rajoy y Puigdemont acuerden terminar esto por la vía más razonable", comentó de forma cínica la revista.

"Los humoristas tenemos que no tener miedo a que nos odian, como los árbitros de fútbol", agrega Darío Adanti, ilustrador de Mongolia.

AFP / LR

Categoria: 


from Informe21.com - Actualidad http://ift.tt/2zHWv8B

Tags: , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top