Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

En Chicago, una crónica fotográfica de la violencia cotidiana

El impacto de una bala en la ventana de un restaurante, una o dos velas en una acera, una simple inscripción o un montón de cruces de madera en homenaje a todas las víctimas.

Son imágenes de los asesinados de Chicago, las tragedias diarias que afectan a la tercera ciudad de Estados Unidos, donde la violencia por armas de fuego es más cruda que en cualquier otra metrópolis del país.

El fotógrafo canadiense Jim Young hizo esta crónica durante seis meses con una simple cámara instantánea, como las popularizadas por Polaroid. Colaborador habitual de AFP, quiso rendir homenaje a las víctimas que murieron bajo los disparos en su ciudad adoptiva.

En el marco blanco de cada foto, el nombre de la víctima. Una letanía de escenas simples, repetitivas: velas, objetos personales dispuestos a modo de tributo, las bicicletas rosada y azul de Makayla y Addison, dos gemelos de 5 años muertos por impactos de bala en la cabeza, probablemente por su madre suicida.

Cada foto es una historia: John John, un estudiante de secundaria de 17 años, tenía la cabeza llena de sueños de universitario. El 23 de octubre, a la salida de clases, se dirigía caminando a un trabajo modesto cuando se desplomó por disparos en la cabeza y el pecho.

"Él decía que iba a ser una leyenda", recuerda su madre Aida Anderson. Larry, su padre, conserva tres de las instantáneas tomadas por Jim Young, por su "valor sentimental". En la sala fúnebre, se ve al adolescente descansando en un ataúd azul abierto, con un gran ramo de flores a sus pies. En el borde de la foto, su nombre completo: Johnson Liggins Jr.

Usando una Polaroid, Jim Young ha intentado "crear un recuerdo" de las víctimas. La foto en papel permanece, mientras que las imágenes digitales pueden perderse en los vericuetos de los dispositivos electrónicos.

"Hay una banalización de la violencia en Chicago", dice el fotógrafo. "Quería que viéramos que detrás de las cifras había personas reales, muchas de las cuales aún eran niños pequeños".

- Estadísticas terribles -

La ciudad de Chicago está azotada por una criminalidad endémica. Desde principios de año, 3.300 personas han sido víctimas de armas de fuego, de las cuales 620 perdieron la vida, según datos actualizados periódicamente por el diario Chicago Tribune. Esto es dos veces más muertes que el total de las dos ciudades más grandes de Estados Unidos, Nueva York y Los Ángeles.

"Las personas que están en estas fotos nunca sabrán si tendremos un nuevo alcalde, un nuevo presidente (...). No les hemos dado la oportunidad de vivir sus vidas", dice Jim Young.

Son víctimas de tragedias familiares, de arreglos de cuentas, atacados expresamente o que simplemente estaban ahí en el momento equivocado. A veces no hay una explicación inmediata para estas tragedias y las escenas del crimen vuelven a la normalidad después de unas horas.

Jim Young fotografió un guante quirúrgico en la escena del asesinato de Antwon High, de 26 años, y los impactos de bala donde Sedrick Ringer, de 50 años, fue abatido.

Hizo una crónica en imágenes de la muerte de 100 personas, como si hubiera querido escribir el último capítulo de sus vidas, para mostrar, explica, "que las personas que los amaban los recordarán y que para ellas, ellos fueron importantes".

AFP / LR

Tags: 
Categoria: 


from Informe21.com - Actualidad http://ift.tt/2iIyevz

Tags: , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top