Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Pedro J. Torres: Descubren proteína en el cerebro que controla recuperación del peso tras hacer dieta

Uno de los resultados más frecuentes, y más decepcionantes, que sufren las personas que se someten a un régimen dietético para bajar de peso es el llamado “efecto rebote”, es decir, la recuperación casi inmediata -y a menudo incrementada- del peso perdido, causada por la activación de un mecanismo natural del cuerpo para conservar energía. Al respecto, la Fundación Torres-Picón, que trabaja en divulgación preventiva de la obesidad en niños y jóvenes, comparte y comenta en esta oportunidad el estudio realizado por la Universidad Monash, en Australia.

Artes escénicas también son herramienta clave en promover la conservación de la salud. Pedro J. Torres junto a Isabella Rossellini

Cuando el organismo se ve sometido a una disminución de la provisión de alimentos, bien sea por seguir una dieta o por una situación de hambruna, se pone en marcha un proceso por el cual se quema más grasa para mantener el nivel de energía, lo cual causa la pérdida de peso; sin embargo, durante este proceso el cerebro reacciona ante la carencia entrando en “modo” de ahorro de energía, de manera que en el momento en que haya disponibilidad de cualquier alimento, el mecanismo se invierte y, en lugar de quemar energía, el cerebro ordena al organismo almacenarla en forma de grasa y utilizar eficientemente las calorías que provienen de los alimentos ingeridos.

Este ciclo de dietas repetitivas y posterior recuperación del peso, una y otra vez, a las cuales se les ha denominado “dietas yo-yo”, a la larga representa un aumento de peso mayor que el que previamente se había perdido, ya que el cerebro las percibe como períodos de hambruna y estimula al organismo a mantenerse en un constante estado de almacenamiento de grasa, en preparación para enfrentar privaciones en el futuro.

Ante esto cobra especial importancia el hallazgo realizado por un grupo de científicos de la Universidad Monash, en Australia, quienes en sus experiencias con ratones han logrado identificar una proteína, llamada carnitina acetiltransferasa (CRAT), presente en las células cerebrales, la cual actúa como una especie de bloqueador molecular que controla el mecanismo del hambre y regula el almacenamiento de grasa tras un episodio de escasez de alimentos, como un período de dieta o de hambruna.

El estudio, publicado en la revista Cell Reports, reveló que al desactivar genéticamente esta proteína, los ratones consumían sus reservas de grasa a un ritmo superior al normal, independientemente de si estaban en ayunas o si se habían alimentado luego de un período de ayuno; este descubrimiento apunta a la posibilidad de diseñar terapias para combatir la obesidad y otros trastornos metabólicos, como la diabetes tipo 2, mediante la manipulación y control de la proteína CRAT.

“La manipulación de dicha proteína nos permitiría ‘engañar’ al cerebro para que no restaure el peso perdido a través del aumento del apetito y el almacenamiento de grasa. Así, al regular dicha proteína, podemos asegurarnos de que la pérdida de peso inducida por la dieta se mantenga”, explicó Zane Andrews, principal responsable de la investigación.

Cifras recientes dan cuenta sobre que, más de 1.900 millones de adultos en el mundo presentan sobrepeso, de los cuales más de 600 millones sufren de obesidad; estas personas presentan un elevado riesgo de desarrollar enfermedades potencialmente mortales, en especial patologías cardiovasculares, diabetes y diversas variedades de cáncer, derivadas del exceso de peso.

El descubrimiento comentado anteriormente abre nuevas posibilidades para muchas de estas personas, quienes durante largos años han tratado infructuosamente de controlar su peso mediante diversas dietas, sólo para ver arruinados sus esfuerzos por causa del “efecto rebote”.

Para Pedro J. Torres, vocero y directivo de la Fundación Torres-Picón, la incesante actividad de científicos y profesionales de la salud de diferentes disciplinas o especialidades, en todas las regiones del mundo, hará posible tener mucho más claras nuevas estrategias de lucha para detener la epidemia global de obesidad infantil y juvenil. Por lo pronto, debemos estar bien informados y atentos a los pronunciamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), apuntó Torres.

GF/EDC

Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar http://ift.tt/2orvTEV
via IFTTT

Tags: , , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top