Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Mitos y verdades sobre los implantes mamarios

Desde hace algunos años, la mamoplastia de aumento es una de las cirugías estéticas más solicitadas entre mujeres de 20 a 45 años. A pesar de que existe mucha información sobre este procedimiento quirúrgico, todavía hay muchos mitos en torno a este tema por parte de las pacientes. A continuación, responderemos a algunas de las preguntas más habituales en relación a los implantes mamarios:

Mitos y verdades sobre los implantes mamarios

MITO: Las prótesis mamarias causan inconvenientes a la hora de amamantar

VERDAD: Hay un gran porcentaje de mujeres que se preguntan si el implante de protesis mamarias puede traer problemas al momento de amamantar o de quedar embarazadas. Especialistas aseguran que no existen inconvenientes respecto a eso ya que las prótesis no tienen consecuencias negativas en estos casos. De todos modos, lo ideal es que transcurran ocho meses desde la cirugía hasta el nacimiento del bebé, para lograr una buena cicatrización de las heridas.

MITO: Los implantes mamarios pueden provocar cáncer

VERDAD: Estudios médicos han comprobado que las prótesis mamarias no desencadenan esta enfermedad ni existe ninguna correlación con enfermedades autoinmunes. Antes de realizar implantes se realiza un diagnóstico de mamas para chequear que estén sanas. Por otro lado, gracias a este procedimiento, en algunos casos se ha logrado detectar a tiempo alguna anomalía para su posterior tratamiento.

MITO: Los implantes deben cambiarse con regularidad

VERDAD: Si bien los implantes no tienen “fecha de vencimiento”, los fabricantes recomiendan cambiarlos cada diez o quince años, ya que con el tiempo van sufriendo un desgaste. Sin embargo, puede que haya pasado esa cantidad de tiempo y los implantes se encuentren bien, por lo cual no habría motivos para cambiarlos. Se deben realizar los controles médicos correspondientes, y revisar en cada caso si es conveniente cambiarlos o no.

MITO: Las prótesis son propensas a romperse o encapsularse

VERDAD: Las prótesis pueden romperse ante algún accidente o golpe brusco. Se han visto rupturas espontáneas, aunque esto no sucede muy seguido. Si bien se pueden romper, no significa que haya que alarmarse, ya que las nuevas prótesis están fabricadas con materiales más fuertes y rellenas con geles cohesivos. Por lo tanto, si se rompen no se debe tomar como una urgencia, aunque sí debe programarse una cirugía para colocar nuevas prótesis.

MITO: Las prótesis rugosas son mejores que las lisas

VERDAD: Las prótesis más utilizadas en los últimos años son las prótesis rugosas, ya que tienen menor posibilidad de encapsularse. De todos modos, se pueden utilizar las dos, ya que ambas son de buena calidad. La diferencia está en su colocación: las lisas deben ubicarse detrás del músculo pectoral, mientras que las rugosas se pueden colocar tanto detrás, como delante del mismo.

MITO: Una cirugía con anestesia local es menos riesgosa

VERDAD: En la colocación de los implantes mamarios, la utilización de anestesia general o local quedará a criterio de cada cirujano y del equipo de anestesistas. La anestesia se adecúa al procedimiento que se tenga que realizar y ante todo se antepone la integridad física de cada paciente.

Ante cualquier duda, no olvides consultar con tu médico y acudir siempre a institución seria, con sus correspondientes habilitaciones, tecnologías adecuadas y profesionales especialistas y preparados.

Fuente: derf / MF

Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2EY1vap
via IFTTT

Tags: , , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top