Noticias Destacadas

+Sucesos

Pin It

Widgets

Claves para una vida sexual saludable y satisfactoria

A todos los adultos les gustaría poder disfrutar de relaciones sexuales no ya frecuentes, sino satisfactorias. Sin embargo, es habitual que surjan contratiempos que impiden disfrutar al máximo, que pueden llegar a causar frustración o problemas de autoestima a quien los sufre.

Claves para una vida sexual saludable y satisfactoria

Es muy habitual, por ejemplo, que las mujeres acudan a su sexóloga o ginecóloga porque sienten dolor en las relaciones. O que no tienen deseo sexual (lo que puede estar relacionado con el dolor mismo). O que no llegan al orgasmo y se sienten en la necesidad de fingirlo.

La base de todo puede estar en un mal enfoque: difícilmente se podrá tener buen sexo si no se tienen buenos hábitos de vida. El tabaco, el alcohol o las drogas afectan al rendimiento sexual así que conviene no abusar. El exceso de cansancio también es enemigo de las relaciones íntimas, por lo que el buen descanso es también esencial, y no solo en lo que respecta al sexo. Por supuesto, el estrés del día a día y una carga de trabajo desmesurada también están detrás de algunos trastornos sexuales.

¿Una pareja estable?

El sexo es, en gran parte, intercambiar emociones, poder sentir amor, deseo o placer. Es derribar prejuicios y estereotipos, entregarse a la pasión, explorar nuevos horizontes. Es poder comunicarse abiertamente, con confianza, sin pudores. Y claro, eso lleva a pensar que tener una pareja estable ayuda a tener buen sexo.

Lo cierto es que tener pareja incrementa los niveles de dopamina, que se mantienen estables a la larga, un neurotransmisor que tiene entre sus funciones regular el placer. La otra persona es un apoyo constante y una fuente de comprensión, un aliado ante retos importantes que también pueden afectar a la salud (y, por extensión, a la vida sexual), como dejar de fumar o perder peso.

Los beneficios de una pareja estable, en definitiva, hacen que muchas se afanen en aprender como enamorar, cómo gustarle a un chico. Mostrar seguridad en una misma, saber usar su encanto personal para aumentar la atracción o preocuparse por lo que le interesa, son algunos de los consejos recurrentes para saber cómo conquistar.

Pese a todo, la clave del sexo está en sentirse libre, y eso puede pasar no solo con una pareja. Partiendo de que las relaciones se deben dar entre adultos que estén en plenas capacidades y facultades para consentir, y en una situación en la que tal consentimiento no esté viciado y determinado, los límites los pone cada participante.

Innovación y ganas

La rutina es uno de los enemigos más peligrosos del sexo, e incluso del amor, pero la innovación actúa como revulsivo, enciende una chispa en la relación. Explorar nuevas caricias, besos, posturas, zonas erógenas y todo lo que interviene en el sexo ayuda también a que la pareja se conozca mejor, a la vez que resulta divertido y placentero. Asimismo, promueve el autoconocimiento.

Son muchas las razones que invitan a innovar en el sexo, y a todas se añaden unas herramientas que están más al alcance de la mano que nunca. Un Sex Shop online es una visita obligada para las parejas que se encuentran explorando nuevos horizontes: su oferta de artículos, desde vibradores a geles retardantes, merecen un vistazo para sentir placer más allá de la estimulación del punto G.

En un sex shop se puede aprender mucho sobre sexo. Las personas que están detrás del mostrador, real o virtual, conocen cada artículo y pueden ofrecer consejos útiles para utilizarlos. Un conocimiento que invita a que se le pregunte sin tapujos.

Tratamiento de disfunciones y patologías

Hay cosas que son demasiado comunes, como sentir dolor en las relaciones sexuales. Y, pese a serlo, no es normal y se debe poner remedio. Y es que acaba afectando al deseo y la excitación, cuando no al orgasmo mismo. Conviene, por lo tanto, tratarse.

Lo mismo sucede con la anorgasmia, algo que llegan a sufrir bastantes mujeres. Se produce cuando, pese a haber una excitación adecuada, hay ausencia de orgasmo, ha disminuido considerablemente la intensidad del mismo o se retrasa demasiado. De hecho, se puede dividir hasta en tres tipos, según se presente: primaria, si nunca se ha tenido uno; secundaria, si se ha dejado de experimentar; y circunstancial, si el orgasmo se ha conseguido pocas veces y en circunstancias muy concretas.

Detrás pueden encontrarse factores orgánicos, como enfermedades crónicas o problemas hormonales (además de los malos hábitos), y factores psicológicos, como tener una actitud negativa hacia la masturbación, falta de autoestima o problemas de la pareja.

Problemas como este tiene solución si se realiza un tratamiento específico, sea de la mano de un médico especialista o de un psicólogo especializado en sexología que ayude a comprender a la paciente la naturaleza del problema. En algunos casos, puede conllevar una fase de desaprendizaje, de desmontar falsos mitos, ideas preconcebidas y estereotipos que encorsetan.

Cuidados óptimos

También es una cuestión de prevención y, como hemos señalado, desarrollar y mantener los buenos hábitos es crucial. Y, dentro de ellos, también hay que hablar de la higiene y los cuidados íntimos.

Al hablar de lencería, por ejemplo, se suele pensar en lencería sensual que ayude a despertar la libido de la pareja. Usar lencería específica, de hecho, también es innovar en el sexo, por eso los sex shop tienen un apartado dedicado a esta. Pero no nos referimos solo a esta: la ropa interior debe ser cómoda y de un material como el algodón, que previene infecciones.

La sequedad vaginal, que puede desencadenar dolor, se puede prevenir bebiendo mucha agua, usando jabones que respeten la flora vaginal, no aguantado las ganas de ir al baño (porque pueden aparecer infecciones) o usando anticonceptivos.

Los desodorantes íntimos se deben evitar porque son irritantes. De hecho, un problema de olor no se soluciona con uno de estos productos, sino yendo al médico especialista para tratar la posible patología que está detrás. También hay que evitar las duchas vaginales a no ser que lo prescriba el especialista, y desechar las prendas íntimas que resulten demasiado ajustadas.

Por supuesto, y esto es bien sabido, es necesario cambiar la ropa a diario y lavarla con productos no agresivos.

Fuente: Nosotras

RA

Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2rwMIPa
via IFTTT

Tags: , , ,

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top