Pin It

Widgets

Cuba y la UE buscan profundizar sus relaciones con la implementación de un acuerdo

Upata Digital | 9:48 a.m. | 0 comentarios

Tras la entrada en vigor en noviembre de su primer marco diplomático, Cuba y la Unión Europea quieren demostrar el martes que respetan sus pactos con la firma de un acuerdo sobre energía renovable, en oposición a las aleas diplomáticas de Washington.

Cuba y la UE buscan profundizar sus relaciones con la implementación de un acuerdo

"El aislamiento nunca ha servido para alentar una evolución positiva", dijo en marzo la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, durante un debate en la Eurocámara, defendiendo el deshielo europeo frente al bloqueo estadounidense en Cuba.

Desde estas palabras, similares a las pronunciadas en su visita a la isla a principios de enero, el contexto es diferente. Cuba inició el 20 de abril una nueva etapa con Miguel Díaz-Canel al frente, quien sucede a los hermanos Fidel y Raúl Castro.

La UE enfrenta, por su parte, la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de retirarse del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 con Teherán y de sancionar a las empresas que inviertan en Irán, una medida en la línea de la política de embargo a la isla caribeña.

Cubanos y europeos buscan así demostrar, en la primera reunión del Consejo Conjunto UE-Cuba del martes entre Mogherini y el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en Bruselas, que cumplen con los acuerdos y que además los implementan.

Millones para energías renovables

A las 17H45 (15H45 GMT) llegará el momento culmen: la firma de un proyecto bilateral para fomentar las energías renovables en Cuba por 18 millones de euros (21,5 millones de dólares), el primero en virtud del Acuerdo de Asociación y Diálogo Político vigente desde el 1 de noviembre.

Los europeos también prevén financiar a partir de finales de año un programa de apoyo a la seguridad alimentaria resistente al clima y sostenible en Cuba, con una contribución de 19,65 millones de euros (23,5 millones de dólares).

"Cuba necesita apertura económica, necesita colaboración, necesita energía, necesita inversiones, necesita mejorar su PIB para mejorar la calidad de vida de los cubanos", explica a la AFP Ramón Jáuregui, presidente de la Asamblea Euro-Latinoamericana.

Para este eurodiputado socialdemócrata, la UE "puede ser un socio leal" de Cuba con el acuerdo y "a través de esta apertura y de esta colaboración, el país no tendrá más remedio que abordar sucesivos pasos democráticos". "Pero eso lo tienen que hacer ellos", precisa.

Los 28 países de la UE son el principal inversor extranjero en Cuba (principalmente en los sectores del turismo o la construcción), según la Comisión, que cifra además en 471 millones de euros las importaciones de bienes cubanos en 2017 y en 2.094 millones sus exportaciones a la isla.

Cooperación vs bloqueo

Cuando se cumplen 30 años de relaciones diplomáticas, la UE aboga así por intentar lograr una apertura económica y social, pero también política en Cuba, mediante el diálogo y la colaboración, tras un decenio de tensión por la Posición Común de 1996 que vinculaba la cooperación europea a avances en derechos humanos.

Junto a la cooperación económica, La Habana y Bruselas lanzarán también cinco diálogos centrados en el desarrollo sostenible, la no proliferación, el control de armas, los derechos humanos y las medidas unilaterales. Este último apartado abordará el embargo de Washington a la isla.

La Habana busca un aliado en la UE frente a Trump, que dio marcha atrás a la política de acercamiento impulsada por su predecesor Barack Obama. El actual vicepresidente, Mike Pence, dijo días atrás que la prioridad es liberar Cuba, donde "sigue vivo" el "legado de la tiranía" de la revolución comunista de 1959.

La cuestión de la libertad política y los derechos humanos en la isla, que ya se abordó en tres diálogos separados entre Bruselas y La Habana, es también prioritaria para los europeos, según Mogherini, que enfrenta una fuente presión de las bancadas conservadora y liberal de la Eurocámara.

El acuerdo diplomático, ratificado por el momento por 13 de los 28 países de la UE de cara a su aplicación completa y definitiva, contempla la posibilidad de suspenderlo en caso de una violación grave de los compromisos sobre derechos humanos. AFP / RA

Categoria: 


from Informe21.com - Actualidad https://ift.tt/2IeUNmU

Archivado en:: , ,

0 comentarios