Noticias Destacadas

+Sucesos

Pin It

Widgets

5 cosas que debes saber sobre el parto por cesárea

Una cesárea es un procedimiento quirúrgico que consiste en realizar un corte en el abdomen y el útero, para extraer al bebé. En algunos casos, la cesárea se programa por anticipado y en otros, se realiza cuando existen complicaciones imprevistas con el nacimiento del bebé.

5 cosas que debes saber sobre el parto por cesárea

Lo ideal es tener un parto lo más respetado posible, es decir, que se le de el tiempo al cuerpo para dilatar tranquilamente, en un entorno acogedor y en la posición que te sientas más cómoda para dar a luz. Sin embargo, no siempre es posible y a veces, es necesario recurrir a una intervención.

Esto puede ser una situación muy aterradora y confusa para muchas pero no temas, aquí te decimos lo que tienes que saber para tranquilizarte.

En algunas situaciones, una cesárea es más segura que un parto vaginal

De acuerdo con expertos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Illinois, una razón común por la que las mujeres están programadas para cesáreas es una mala posición en el feto, es decir, cuando este se coloca en el útero en cualquier dirección que no sea la cabeza hacia el canal de parto, para poder salir de forma natural. Los gemelos (o más) generalmente nacen con una cesárea planificada. Sin embargo, si el posicionamiento fetal es correcto, algunas mujeres pueden intentar dar a luz primero por parto vaginal. Algunos pueden tener éxito con el primero por vía vaginal pero luego necesitan una cesárea con el segundo. La llamada placenta acreta, es una situación en la que se bloquea la ruta de salida del bebé, por lo que es necesaria una cesárea. Si la mujer intenta dar a luz por vía vaginal y el feto no está preparado, puede haber una hemorragia. Otras afecciones médicas de la madre como la diabetes, también pueden ser factor para una cesárea.

Probablemente tengas contracciones mientras te dan anestesia

Esta podría ser la parte más difícil, mental y físicamente. Si tienes una cesárea de emergencia, es posible que continúe teniendo contracciones hasta el punto de que te administren anestesia, y esto puede ser muy difícil de manejar. El dolor puede ser muy fuerte pero haz respiraciones y concéntrate en la idea de que tu bebé pronto estará contigo.

Aunque son comunes, las cesáreas son cirugías importantes que conllevan riesgos.

Una cesárea es una operación abdominal importante pero hasta en manos del más experto hay riesgos que correr. Esto incluye pérdida de sangre, infección y lesiones en los órganos circundantes en la madre. Para el bebé, existe un pequeño riesgo de sufrir una laceración o corte en el momento del parto y un riesgo levemente mayor de necesitar soporte respiratorio después del parto, según explica la doctora Noel Strong, de la Escuela de Medicina en el Monte Sinaí.

Antes del procedimiento, te adormecerán con anestesia local, lo que significa que estarás despierta durante todo el procedimiento.
La anestesia local, como el bloqueo epidural o espinal, adormece el cuerpo de la cintura para abajo. Ésta se inyecta en el espacio que rodea la médula espinal, lo cual hace que se insensibilice desde ese punto hacia abajo. Sin embargo, estarás despierta todo el tiempo y sentirás algo de presión en el abdomen durante el procedimiento, pero no dolor. Lo más que te puede pasar una vez que pase el efecto es una cefalea que se aminora con medicamento.

Te sentirás muy tambaleante

Obviamente después no podrás mover tus piernas por un tiempo. Y una vez que la anestesia desaparezca, seguirás temblando durante un tiempo. No intentes moverte demasiado pronto así que pide siempre ayuda y evita mantenerte de pie. Una vez que estés en casa, no intentes volver a la normalidad de inmediato lavando, limpiando, arreglando, cocinando o lo que sea que solías hacer. Toma tu tiempo para recuperarte.

Estarás muy emocional

Esto parece algo obvio. Has estado emocional durante los últimos 9 meses y esto no se detendrá una vez que llegue el bebé. Tener una cesárea podría no haber sido tu plan ideal, pero recuerda que lo importante es que el bebé está seguro y saludable. Reconoce cómo te sientes y habla al respecto. Algunas madres dicen que tener una cesárea te hace más emocional después del nacimiento y por ende, más propensa a llorar más de lo normal. En realidad, no hay prueba científica detrás de esto, pero si te sientes emocional, asegúrate de hablar con alguien. Ya sea tu pareja, madre, amigas o especialista, no dejes que tus emociones te consuman.

Fuente: Nueva Mujer

OS

Tags: 
Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2JiAfGA
via IFTTT

Tags: , , ,

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top