Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

La química del amor: qué le pasa a tu cuerpo cuando te enamoras

Es imposible lograr un consenso universal para definir el amor. Cada persona, dependiendo de su mirada y contexto, puede brindar una definición distinta del amor. Somos seres de lenguaje y a partir de que nombramos lo que sea, comienza a existir. Pero poner en palabras un sentimiento tan intenso como lo es el amor, resulta complejo.

La química del amor: qué le pasa a tu cuerpo cuando te enamoras

El amor es un acto de voluntad, basado en decisión, compromiso y acción. No es un sentimiento entre seres humanos que permanezca intacto y perenne si no se nutre día con día.

El amor de pareja me parece es el más complicado y enredado, pero si logras entender que el enamoramiento es en gran medida una reacción química en tu cerebro, sabes que esa etapa tan intoxicante tiene fecha de caducidad y entonces debe intervenir la voluntad para seguir amando a tu pareja, de lo contrario es posible que una relación termine cuando pasa ese estado de enamoramiento.

Cuando entras a la fase de enamoramiento con quien sea, la actividad de nuestro cerebro cambia. Cuando te enamoras, suben los niveles de dopamina, oxitocina y norepinefrina y disminuyen los de la serotonina. La dopamina, oxitocina, norepinefrina y serotonina son neurotransmisores y eso significa que son biomoléculas que se encargan de transmitir información y señales entre neuronas a través de una sinapsis.

Esta combinación química puede generar una conducta adictiva, por eso al inicio de una relación de pareja te invaden las ganas de estar con esa persona el más tiempo que sea posible. Por eso existe gente que se enamora una y otra vez. Vivir con ese efecto bioquímico puede resultarle atractivo a quien sea.

La sensación de no poder vivir sin esa persona, se genera por el aumento de la dopamina. La oxitocina genera intimidad y lazos amorosos, la norepinefrina provoca que focalicemos la atención en una sola persona y se genere ese deseo de ser el centro de su mundo. Y al disminuir los niveles de serotonina, perdemos un poco el equilibrio de nuestro estado de ánimo y aparece esa necesidad de estar con alguien a costa de lo que sea para sentirse pleno y feliz.

Esta actividad química produce dependencia emocional y física e incluso provoca que modifiquemos ciertos comportamientos con el único fin de estar con la persona amada.

La actividad cerebral durante la etapa de enamoramiento permite generar vínculos entre seres humanos y crear relaciones íntimas y de confianza. Lo que sucede en nuestro cerebro cuando comienzas a enamorarte puede provocar hasta conductas de celos, obsesión y compulsión.

Se cree que esta actividad cerebral está íntimamente relacionada con la evolución y adaptación para conseguir mayor diversidad genética y descendencia.

Lo más interesante de este efecto bioquímico es que, según científicos, tiene una duración aproximadamente de cuatro años. Y con ese concepto impuesto de encontrar a una pareja para toda la vida, parece que vivir solamente cuatro años enamorado, complica naturalmente una relación de pareja.

Pero afortunadamente somos más que una química cerebral, somos más que una variación en neurotransmisores y somos más que una reacción ante estímulos.

Por eso, sin cuestionar la sapiencia de los neurocientíficos, me parece que el amor no es meramente el resultado de una bomba química en el cerebro. Una vez que concluye la etapa de enamoramiento, se requiere de voluntad para que el amor no se extinga. Al estabilizarse los niveles de neurotransmisores en nuestro cerebro, comienza el acto libre y consciente de compartirte con un ser tan imperfecto como lo eres tú.

El amor es motor de vida. No existe nada más hermoso en la existencia humana que el amor y tener cubierta esa necesidad y es imperativo regalarlo a diestra y siniestra. Pero debemos ser lo suficientemente inteligentes y conscientes de que, aunque parezca que la llama del amor se ha extinguido, eso es en realidad una consecuencia de una función orgánica de nuestro cerebro y es posible que el amor subsista siempre y cuando tengamos la capacidad de aceptar el amor es un acto de voluntad, basado en decisión, compromiso y acción.

Sólo así podrás mantener una relación perdurable y se puede originar un amor para toda la vida.

Fuente: ActitudFem

OS

Tags: 
Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2Jm9iC5
via IFTTT

Tags: , , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top