Pin It

Widgets

Montevideo busca dejar de ser la capital olvidada del tango

Upata Digital | 11:40 a.m. | 0 comentarios

Todas las noches, Edinson elige uno de sus 11 pares de zapatos, se viste con esmero y sale a bailar tango en Montevideo; una tradición en busca de un nuevo aliento en la capital de Uruguay, eclipsada desde hace mucho por su vecina, la más cosmopolita Buenos Aires

Montevideo busca dejar de ser la capital olvidada del tango

"Hace 10 años que bailo", cuenta Edinson Ríos, un militar retirado de 69 años y pelo perfectamente peinado hacia atrás, que confiesa con una sonrisa pícara que esta salida es para él un ritual diario, sin importar si llueve, hace frío o calor.

Con un gesto con la cabeza, invita a una mujer joven a la pista, donde se unen a una docena de parejas en una sala casi escondida en el fondo de un mercado cubierto.

Aquí es donde la asociación Joventango organiza milongas semanales, en veladas abiertas a todos: iniciados, curiosos y turistas.

Nacido a finales del siglo XIX en los burdeles de Buenos Aires y Montevideo, este baile, verdadero entusiasta del cuerpo a cuerpo, fue en sus inicios considerado demasiado sensual para practicarse en público, pero posteriormente ganó popularidad y credenciales de nobleza tras hacer un desvío por París.

Ironías de la historia, en Uruguay ahora ha ido "quedando desplazado como una cosa de viejos", lamenta Martín Borteiro, un exbailarín profesional, como su esposa Regina Chiappara.

A principios de este año, el ayuntamiento le encargó a Martín y Regina hacer un diagnóstico del estado del "tango" en Montevideo, con el fin de desarrollar un plan estratégico para reanimarlo.

El panorama descrito por la pareja es poco halagador: cada vez menos milongas, bailarines cada vez mayores y escaso apoyo público. Como otra señal del declive, solo queda un fabricante local de zapatos de tango en la capital uruguaya.

"La comunidad actual de tango es muy frágil", señala Martín. Pero "Montevideo es una ciudad donde nació el tango, entonces hay un riesgo de desaparición de algo que forma parte de nuestra identidad, de nuestra tradición".

"Como perder el fútbol"

Esteban Cortez, un profesor de tango de 43 años, se niega a creerlo. Perder este baile, "para mí es como perder el fútbol, eso no va a pasar nunca" en este país donde el fútbol tiene un carácter casi religioso.

"Si nuestro tango desaparece, vamos a desaparecer como país", sentencia.

Su esposa, Virginia Arzuaga, de 40 años, también profesora, recuerda que el tango fue declarado patrimonio cultural de la Unesco en 2009. Y "cuando se nombra patrimonio cultural algo, es porque está por desaparecer".

Casi todos los días de la semana, Virginia y Esteban enseñan los pasos de esta danza altamente codificada a personas de todas las edades, muchas de ellas solteras o divorciadas que esperan tal vez encontrar el amor en una milonga.

"Hay gente que dice, y es verdad, que cuando te pica el bichito del tango, estás perdido. Que es un viaje de ida, del tango no se vuelve", asegura Virginia, que habla del frenesí actual del género en otras partes del mundo como Turquía, Rusia o Francia.

Joselo Ferrando, de 45 años, quien gestiona uno de los principales salones de milonga de Montevideo, El Chamuyo, también está preocupado.

"Es una lástima que acá, en una ciudad con tanto tango en su historia, eso no se fomente, no se valore, no se cuide", dice, recordando que al abrir su local, recibió solo un modesto apoyo público para comprar las sillas.

Lejos de Argentina

Los amantes uruguayos del tango miran con envidia al otro lado del Río de la Plata, que los separa de Argentina, donde este género musical es rey y reconocido internacionalmente. Primos pero a menudo rivales, los dos países se disputan la nacionalidad del legendario Carlos Gardel.

"La comparación mÁs obvia es Buenos Aires, que lo ha tomado como un tema de identidad y ha trabajado en este sentido hacia dentro y hacia el exterior, hacia el turismo, que es un ingreso económico importante", dice Ferrando.

En Montevideo, "está todo por hacerse, y esto pasa por la difusión de la música en los medios, pasa por la enseñanza de la danza en las escuelas, pasa por fomentar docentes".

En los últimos meses, los vientos finalmente parece estar cambiando: un museo de tango ha abierto sus puertas y un gran festival, "Montevideo Tango", está programado para el 27 de octubre.

El pianista Alberto Magnone, de 71 años, trabaja en un recorrido de estatuas y murales a través del centro histórico para recordar tanto a los uruguayos como a los turistas que Montevideo ha jugado un papel central en la historia del tango. Fue aquí donde, en 1917, se compuso "La Cumparsita", el tango más famoso del mundo.

"El tango es una obra en común entre Uruguay y Argentina, a la que nosotros no hemos sabido darle el lugar que tiene por su valor", sostiene.

El ayuntamiento espera lanzar en julio su plan, basado en el diagnóstico establecido por Regina Chiappara y Martín Borteiro.

"El plan estratégico va a ser: Montevideo, tango de cercanía, lejos del tango espectacular, de escenario", explica Jorge Navratil, director del departamento de promoción cultural de la ciudad.

¿El objetivo? "Generar nuevos públicos, tanto a nivel local como internacional, y reposicionar a Montevideo en el mapa internacional" del tango, incluida la creación de una orquesta municipal dedicada a este género musical, actividades en escuelas secundarias, espectáculos y un trabajo de preservación del patrimonio.

Porque el tango "es como la lengua: cuando se deja de hablar, se transforma en lengua muerta". AFP / RA

Categoria: 


from Informe21.com - Actualidad https://ift.tt/2t8QrU6

Archivado en:: , ,

0 comentarios