loading...
Pin It

Widgets

Indígenas mexicanos tienen en textiles los lienzos de su herencia cultural

Upata Digital | 6:31 p.m. | 0 comentarios

De las manos hábiles de Juana Pérez Hernández surgen tejidos únicos, literalmente irrepetibles, con diseños que plasman la herencia cultural de los indígenas tzotziles de Zinacantan, en el estado mexicano de Chiapas.

Indígenas mexicanos tienen en textiles los lienzos de su herencia cultural

"Tejer, desde niñas, a los 8 o 9 años empezamos", explica a Efe Pérez Hernández, quien con su telar dedica y días y semanas para crear lienzos con colores vibrantes y formas singulares que se convierten en verdaderas obras de arte.

Esta indígena tzotzil asentada en Zinacantan, un poblado próximo a San Cristóbal de Las Casas, en el suroriental estado de Chiapas, afirma que tejer sus propias ropas representa el primer paso para que las mujeres de esta localidad se vuelvan artesanas, el oficio que ella desempeña desde hace 26 años

"La vestimenta de aquí (de los indígenas) todo es de telar de cintura, la blusa es bordada a mano, así empecé a trabajar desde chiquita", destaca.

Para elaborar sus tejidos, las niñas se inician en el uso de los telares de cintura o de pedal de sus madres, tías y hermanas, que son las que transmiten este conocimiento y riqueza cultural, explica.

"Son las madres, las tías o las abuelas que las dirigen en este noble oficio; actividad a la que le dedican entre 4 y 6 horas aproximadamente diarias, siendo a veces mucho más tiempo", apunta la artesana.

La técnica de tejer en telar de cintura y bordar es un arte que se transmite de generación en generación y es en los telares, donde estas mujeres inmortalizan los símbolos ancestrales y la cosmovisión de su comunidad.

Zinacantán, que significa "lugar de murciélagos", está en la zona centro de Chiapas y colinda con los municipios de San Juan Chamula, San Cristóbal de Las Casas, San Lucas, Acala y con Chiapa de Corzo.

"También aquí en la comunidad tenemos usos y costumbres, por ejemplo las festividades de cada santo, los mayordomos usan sus camisas, sus ponchos, cada quien usa un traje especial", expresó la tejedora.

No obstante la riqueza cultural que representan estas técnicas artesanales y el aporte económico que implica para sus hogares, las nuevas generaciones de mujeres indígenas han estado perdiendo el gusto por este arte.

La continuidad de los textiles de las comunidades indígenas se mantiene porque ellas mismas confeccionan su vestimenta, tanto para el uso diario como para las fiestas tradicionales+.

"En las fiestas, tenemos que llenar de flores la falda, la blusa y estrenamos cada 6 meses lo que es la fiesta de San Lorenzo el 10 de agosto, la fiesta de San Sebastián el 20 de enero: sí, lucimos con mucho bordado", presume Juana Pérez Hernández.

El tiempo de elaboración depende de factores como de la talla y por lo mismo se puede prolongar desde un par de semanas a un mes dependiendo la complejidad de la prenda a confeccionar.

Para Elvia Gómez López, indígena tzeltal de Yochip, en el municipio de Oxchuc, el más complicado de los diseños le puede llevar hasta tres a seis meses.

"La blusa tradicional es la más complicada y lleva mucho tiempo, también a veces lleva como tres meses, cuatro meses y hasta seis meses porque es un trabajo de la blusa tradicional", comenta.

Las comunidades de Chiapas además han comenzado a tejer blusas para ofrecerlas a los turistas que llegan a esta parte del país, lo que les representa uno ingreso elevado por la alta cotización que alcanzan en el mercado.

Los turistas, y algunas veces hasta a coleccionistas, llegan a pagar por una prende un precio de entre 600 a 4.000 pesos mexicanos (32,2 a 214,4 dólares).

Muchos no valoran el trabajo y "hay veces que a los clientes les parece muy caro, pero le damos así el precio, porque lleva mucho tiempo de la elaboración", comenta Elvia Gómez. EFE / RA

Categoria: 


from Informe21.com - Actualidad https://ift.tt/2v0Q0gf

Archivado en:: , ,

0 comentarios