Pin It

Widgets

Malí vota en unas elecciones decisivas para toda la región

Upata Digital | 8:41 a.m. | 0 comentarios

Los malíes votaban este domingo en unas presidenciales que deberían relanzar el acuerdo de paz de 2015 y podrían tener repercusiones en toda la región africana del Sahel, enfrentada a la violencia de los grupos yihadistas pese a cinco años de presencia militar internacional.

Malí vota en unas elecciones decisivas para toda la región

Los cerca de 23.000 colegios electorales estarán abiertos entre las 08H00 y las 18H00 (hora local y GMT). Los primeros resultados se esperan en 48 horas aunque los oficiales no se conocerán hasta el 3 de agosto como muy tarde. Si hay segunda vuelta se celebrará el 12 de agosto.

Más de ocho millones de los 18 millones de habitantes que tiene Malí, un país del oeste de África con unas veinte etnias distintas, decidirán si reeligen al actual presidente, Ibrahim Bubacar Keita, de 73 años, u optan por alguno de sus 23 contrincantes, entre ellos el líder de la oposición, Sumaila Cisé, y Djeneba N'Diaye, la única mujer candidata.

La comunidad internacional espera que el ganador reactive el proceso de paz de 2015 entre el gobierno y los antiguos rebeldes mayoritariamente tuaregs, cuya aplicación todavía no ha terminado.

Además de los cascos azules de la ONU, también está estacionada en Malí la fuerza militar francesa Barkhane, sucesora de la operación francesa Serval que se puso en marcha en 2013 para luchar contra los yihadistas.

Pese a ese acuerdo, la violencia de los grupos yihadistas no sólo ha continuado sino que se ha extendido del norte hacia el centro y el sur de Malí, así como a países vecinos como Burkina Faso y Níger, donde se mezcla a veces con conflictos entre comunidades.

Según Mahamat Saleh Annadif, jefe de la misión de la ONU en Malí (Minusma), la elección de Keita en 2013 permitió "restablecer el orden constitucional" aunque la situación sigue siendo "frágil".

El presidente saliente votó poco después de las 09H00 GMT en Bamako, la capital, y el líder de la oposición debía hacerlo en Niafunke, en la región de Tombuctú, en el noroeste del país.

Baja participación

En una escuela de Bamako, la votación empezó poco después de las 08H00.

"Tengo mi tarjeta, voy a votar por mi país y por el que quiero como presidente porque soy un ciudadano como los demás", dijo a la AFP Moriba Camara, un profesor de 35 años. "Sé que no harán trampas, confío en las autoridades, lo organizaron todo", aseguró.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que estuvo en Malí hace dos meses, alentó a los malíes a "convertir estos comicios en un proceso pacífico, libre y transparente y a recurrir a las instituciones previstas en caso de litigio".

La oposición, que denunciaba el riesgo de fraude, finalmente se puso de acuerdo el sábado con el gobierno para participar en las elecciones a pesar de sus críticas al censo electoral.

El viernes, los yihadistas entraron en campaña con unas declaraciones del tuareg malí Iyad Ag Ghaly, jefe de la principal alianza yihadista del Sahel, llamada Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes y relacionada con Al Qaida.

"Estas elecciones solo persiguen un espejismo y nuestros pueblos solo cosecharán ilusiones", dijo en un vídeo Ghaly, que en 2012 dirigió uno de los grupos islamistas que se apoderó del norte del país.

Ante el riesgo de que las elecciones no puedan celebrarse en algunas partes del territorio, el gobierno desplegó 30.000 miembros de las fuerzas de seguridad nacionales y extranjeras.

A pesar de estas medidas se prevé una tasa de participación baja, probablemente inferior al 50%, como en anteriores presidenciales. En Malí menos de un tercio de la población está alfabetizada.

"Si realmente el nuevo presidente puede dar más oportunidades a los jóvenes y luchar contra la corrupción, creo que muchas cosas funcionarán en este país", dijo unos de los votantes, Ahmed Tidiane Séméga, controlador aéreo. AFP / RA

Categoria: 


from Informe21.com - Actualidad https://ift.tt/2uY8jTt

Archivado en:: , ,

0 comentarios