Pin It

Widgets

Impeachment a Trump: Una llamada, un escándalo y su posible victoria política

Upata Digital | 9:17 a.m. | 0 comentarios

Donald Trump se enfrenta a un proceso de revocación de mandato por una denuncia de un informante anónimo que los demócratas buscan capitalizar, pero ¿será suficiente para ganarle a Trump?

Impeachment a Trump: Una llamada, un escándalo y su posible victoria política

El pasado martes 24, la representante demócrata y jefa de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que iniciaría un proceso de revocación del mandato (“impeachment”) contra el presidente Donald Trump por una supuesta presión que éste habría ejercido sobre su par ucraniano para que éstos investigaran al precandidato demócrata, Joe Biden. Ante esto, Trump publicó la transcripción de la conversación que tuvo con el presidente ucraniano, y la denuncia que hizo el informante para así demostrar que no tiene nada que ocultar

Desde el principio, por favor

Todo comenzó hace unas semanas cuando un informante anónimo denunció que Trump y el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, tuvieron una conversación en la que Trump, habría pedido que investigara a Joe Biden a cambio de una serie de ayudas económicas y militares que Zelensky había solicitado y que Trump habría retenido sin dar explicaciones.

Con esto, los demócratas denunciaron al presidente y solicitaron a la jefa de la Cámara, Nancy Pelosi que abriera una investigación para iniciar un “impeachment”. Ante esta situación, Trump admitió haber tenido esa conversación y haber tratado el tema de Biden, pero negó tal presión. Precisó que solo quería asegurarse de que él podía confiar en el nuevo presidente ucraniano

Llega el día, Pelosi anuncia el impeachment y Trump responde

Tras las denuncias de los demócratas, el martes 24 de septiembre por la tarde, la jefa de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que comenzaban las investigaciones para realizar un impeachment al presidente Trump. Según reportan distintos medios, los demócratas tendrían 218 votos favorables para iniciar las investigaciones.

"El presidente debe rendir cuentas y nadie puede estar por encima de la ley"", dijo Pelosi al momento de anunciar la apertura de la investigación.

Ante esto, Trump respondió diciendo que todo es producto de una campaña de una serie de “medios corruptos” y que no tenía nada que ocultar. Mientras, el líder de la fracción republicana en la cámara de representantes, Kevin McCarthy, dijo que este “era un día negro para EEUU” y dio su respaldo al presidente

Responde Trump: suelten la transcripción

""...He autorizado la publicación mañana de la transcripción completa, completamente desclasificada y sin redactar de mi conversación telefónica con el presidente Zelensky. Verán que fue una llamada muy amigable y totalmente apropiada", decía Trump momentos antes del anuncio de Pelosi

El miércoles 25 por la mañana, el presidente Trump dio una demostración de honestidad al sacar a la luz la transcripción de la llamada con el presidente ucraniano. Con esto se caía la tesis demócrata y del informante de que el Presidente estaba ocultando información.

Según lo publicado de la transcripción, el presidente Trump toca el tema Biden solo una vez en toda la llamada. A su vez, resalta la labor de su país y dice que los países europeos “deberían estar ayudándote (a Ucrania) más de lo que lo hacen”. De hecho, cuando Trump le pide a Zelensky que investigue al hijo de Biden no había tocado el tema de la ayuda económica, solo se enfoca en resaltar los fallos de las investigaciones previas y de la calidad de Rudolph Giuliani, abogado personal del Presidente.

Trump: “(…) se habla mucho del hijo de Biden, que Biden detuvo la acusación y mucha gente quiere enterarse de eso, así que cualquier cosa que se pueda hacer con el Fiscal General sería genial. Biden anduvo por ahí alardeando de que había detenido a la fiscalía, así que si puedes investigarlo... Suena horrible”

De resto, la conversación se resume en una serie de halagos que Zelensky le hace a Trump, mientras, éste se limita a agradecer, a invitarlo a la Casa Blanca y a pedirle que, si se puede, hable con el Procurador General Barr para la investigación.

La transcripción demuestra que no hubo el “quid pro quo” que se necesita para acusar a alguien de corrupción. En otras palabras, no hubo una oferta de servicios por parte de Trump para que Zelensky actuara. No, simplemente fue Trump pidiendo que se investigue una serie de hechos que han sido noticias en su país.

Ante esto, los demócratas respondieron diciendo que la transcripción estaba censurada y que el Presidente escondía parte de esta. Esto generó que las dudas sobre la veracidad del documento crecieran al punto de que varios senadores republicanos no le estaban dando respaldo total a Trump

El senador republicano Ron Johnson decía la mañana del pasado jueves 26 que él “no sería feliz” si se enterara que la Casa Blanca había censurado partes de la transcripción. A estas preocupaciones se uniría el senador republicano por Texas, Will Hurd, que diría que “hay muchas cosas en las denuncias del informante que me tienen preocupado”. Ante esto, Trump dio la orden de sacar a la luz la denuncia del informante para que se supiese todo de lo que se estaba acusando.

Los alegatos del informante

“En el curso de mis tareas oficiales, he recibido información de varios funcionarios del Gobierno de EEUU de que el presidente de Estados Unidos está utilizando el poder de su cargo para solicitar la interferencia de un país extranjero en las elecciones estadounidenses de 2020”

Así comenzaba una denuncia de nueve páginas en la que un funcionario anónimo servía como informante ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Entre las denuncias hay una sobre presuntas colaboraciones entre funcionarios de la Casa Blanca con agentes externos para beneficiar políticamente a Trump en la campaña del 2020. Se menciona una supuesta reunión de Rudolph Giuliani con varios funcionarios ucranianos.

Al ser consultado por esto, Giuliani dijo que “claro que sí lo hice” y admitió que su labor ha sido siempre coordinada con el Departamento de Estado.

Hay un detalle que resaltar, toda la denuncia se basa en una serie de eventos que fueron recopilados por el denunciante, pero que él no presenció, solo le dijeron y él los recopilo. O sea, información de tercera mano. Esto ha sido una de las principales defensas de los republicanos porque dicen que si se estuviese cometiendo un delito, las transcripciones nunca hubiesen salido a la luz y que todo hubiese sido secreto.

¿Y ahora qué?

En estos momentos Trump y los republicanos se encuentran a la defensiva. El presidente ha dicho que esto es un intento de los demócratas para “destruir al partido republicano”, mientras, varios senadores aún no dan su respaldo total a Trump.

Habrá un receso de dos semanas en el congreso para analizar este caso y se espera que la investigación proceda. Todo este proceso comienza con la conformación de un comité para investigar al Presidente. Si el proceso logra encontrar pruebas suficientes, pasaría a una votación en la Cámara controlada por mayoría demócrata para luego pasar a un juicio en el Senado.

Es aquí donde Trump tiene la ventaja. Actualmente los republicanos controlan el senado y para que se logre destituir al Presidente se necesita de la votación favorable de dos tercios de los senadores, actualmente, algo improbable.

Una moneda al aire: Entre una victoria política y el fin de su era

El partido republicano sabe que destituir a un Presidente de ellos es una derrota política muy grande y que podría representar una perdida abrumadora del poder que hoy detentan. Es por ello que el apoyo que le den a Trump depende de la percepción de los estadounidenses y de la gravedad de las pruebas. Los republicanos no van a defender al Presidente si esto representa un daño al partido, pero, por ahora, esto no es así.

Según encuestas de político.com, el apoyo a un impeachment está en 46%, nueve puntos más de lo que estaba hace una semana, pero es muy temprano para saber la gravedad del asunto y más cuando se trata del Presidente más polémico de la historia reciente de EEUU.

Pero hay que resaltar un detalle, ¿para qué quiere el partido demócrata destituir a Trump a un año de la elección Ahí está el asunto. Según varios reportes, los demócratas se encuentran en una encrucijada al ver que sus tres candidatos principales, Joe Biden, Elizabeth Warrer y Bernie Sanders, no cuentan con el suficiente poder político para vencer a Trump en una elección, así que la carta del impeachment pudiese agitar las aguas para lograr una polarización tal que motive al electorado si el presidente no es removido.

Ante esto solo se puede decir que estamos ante uno de los procesos históricos de la política americana. Al parecer, no existe prueba de corrupción por parte de Trump. La petición de investigar algo es legítima y los motivos de la retención de ayudas económicas se pueden explicar viendo los casos de corrupción del gobierno ucraniano, pero faltaría por ver mucho. Los demócratas no van a dar su brazo a torcer y mucho menos si esto representa una pérdida de credibilidad brutal como ya sucedió con el reporte Mueller en el que se demostró que todas las acusaciones en contra de Trump por la trama rusa eran infundadas.

Falta por ver qué podría pasar en los próximos meses. Trump se mantiene confiado, por lo menos eso dicen sus acciones, falta saber si logra convencer a su partido de darle apoyo absoluto. En fin, ha sido una de las semanas más movidas en Washington. @dald96
Daniel Limongi

Tags: 
Categoria: 


from Informe21.com - Actualidad https://ift.tt/2omvarl

Archivado en:: , ,

0 comentarios