#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad

Ni la cuarentena detiene al hampa

Calles solas; personas comprando donde y como puedan, en la mayoría de los casos haciendo sacrificios para hacerse de alimentos con el poco dinero que puedan percibir; muchos, ante la falta de efectivo acuden a comprar comida caminando y retornan a sus casas de la misma forma cargando con los artículos adquiridos; exponiéndose, por obligación, a ser víctimas del hampa que no conoce de sacrificios, de prevención, de cuarentena, ni mucho menos de valores.

Este es el escenario que viven muchos habitantes de Ciudad Bolívar, quienes deben pasar todo un periplo al momento de adquirir la comida para al final pasar el trago amargo de ser blanco de la delincuencia.

Habitantes del sector Agua Salada de la parroquia homónima denuncian que este es el escenario que se vive a diario en la zona.

Motorizados con tapabocas, lentes y gorras para evitar ser reconocidos atracan a plena luz del día en el mencionado sector.

Mujeres solas, adultos mayores y niños son los más vulnerables, de acuerdo a los vecinos; los amigos de lo ajeno, en muchos casos, esperan a sus víctimas a las afueras de los expendios de comida para despojarlos de sus compras; otros, hacen recorridos en sus vehículos de dos ruedas por las calles que se encuentran desoladas, debido a la cuarentena y allí esperan a los incautos.

Eduardo García comentó que, “hace pocos días una joven salió de una carnicería por acá cerca cuando dos sujetos la abordaron y le quitaron tres pollos que había comprado”; así mismo indicó que,  a inicio de semana a eso de las 11:00 am una vecina de la zona se vio obligada a “lanzar por encima de las rejas de mi casa un bolsito con unos artículos que compró ya que unos motorizados venían derechito a robarla”.

Otro vecino que prefirió mantenerse en el anonimato aseguró que, “el robo de alimentos se ha incrementado desde que inició la cuarentena”, pero los modus operandis para robar teléfonos celulares también se mantienen a la orden del día.

“A una sobrina mía hace días le quitaron el teléfono, eso fue antes de las cinco. Una estrategia que tienen estos delincuentes es que te ven sola y te preguntan la hora, para que inconscientemente tú saques el aparato, en ese momento te dan “el quieto” o sino esperan a que camines algunos metros cuando llega y te aborda otro motorizado y te apunta con un arma pidiéndote el teléfono, y que toca entregarlo para no arriesgar la vida. De hecho, los motorizados tienen días pasando en ciertos momentos en específico, pareciera que tienen estudiada cuáles son las horas en las que pasa gente para poder robarla. No perdonan a nadie, no les da dolor quitarle una bolsita con una harina o una azúcar a una señora o a un niñito. Esto es fin de mundo”, detalló.

Ante esta realidad, en nombre de los habitantes del sector las personas consultadas hicieron un llamado a las autoridades competentes. “Por favor, así como sale el corona bus a llevarse a quienes estén fuera de su casa después de las cinco, intensifiquen la vigilancia policial porque el hampa tiene azotado a quienes vivimos en Agua Salada, ya ni siquiera podemos salir a comprar nada por temor a que nos roben. Estos delincuentes ahora con la moda del tapabocas lo que hacen es ocultar sus rostros para que uno no sepa quiénes son, pero aquí pareciera que estamos solos sin ayuda de nadie más que la Dios porque la policía brilla por su ausencia”.

Redacción/GB



Ayúdanos a seguir informando - Colabora con Upata Digital Publicidad

No hay comentarios.