#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad
Publicidad

Ocho hospitales y muchos sectores resisten el confinamiento sin agua

En algunas zonas del municipio Chacao continúan sin el vital líquido; en La Florida y el barrio Chapellín, parroquia El Recreo, llevan dos semanas secos; en la UD4 de Caricuao desde hace ocho días no cuentan con el servicio, y en Casalta 1 y 2 contabilizan 15 días

Ocho hospitales de Caracas carecen de suministro de agua potable pese a las denuncias que ha hecho en reiteradas ocasiones el personal de salud. Además, a varios sectores de la capital tampoco les llega el servicio y resisten la cuarentena sin abastecerse del líquido como principal recurso para la prevención de covid-19.

Los hospitales que no cuentan con suministro son el Vargas, Magallanes de Catia, Oncológico Luis Razetti, Instituto Médico José Gregorio Hernández, Periférico de Catia, Distrito Sanitario 3, Hospital General de Lídice y el Ambulatorio Humberto Fernández Morán.

Mauro Zambrano, dirigente sindical de hospitales y clínicas de Caracas, dijo que la mayoría de los centros de salud utilizan pipotes y envases de agua para atender a los pacientes de coronavirus y en otras áreas esenciales. “El servicio lleva semanas que ha estado muy intermitente”, añadió.

En algunas zonas del municipio Chacao continúan sin agua; en La Florida y el barrio Chapellín, parroquia El Recreo, llevan dos semanas secos; en la UD4 de Caricuao desde hace ocho días no cuentan con el servicio, y en Casalta 1 y 2 contabilizan 15 días.

El dirigente vecinal de Chacao Gabriel Santana indicó que desde 2014 el municipio sufre racionamientos de agua severos. Hay zonas donde no llega o no se cumple el plan de racionamiento, sobre todo en partes altas. “La parte norte de Los Palos Grandes lleva tres meses seguidos sin agua. En el casco de Chacao, una semana, y de paso cuando llega es sucia. En Bello Campo tampoco llega. Hemos ido infinidad de veces al Ministerio de Agua y las sedes de Hidrocapital, pero no hay respuesta”, sostuvo Santana.

De igual forma, en el municipio Libertador no se han abastecido los siguientes sectores: algunas partes de Catia, Los Frailes, Agua Salud, Cotiza, La Candelaria, San Bernardino, El Guarataro, Quinta Crespo, Colinas de Santa Mónica y El Junquito.

Flor García, habitante de Agua Salud, aseguró que el agua se va entre semana lunes, martes y miércoles. “El resto de los días nos llega el servicio una hora. Yo lleno todos los pipotes y tobos que pueda, y espero hasta el fin de semana que es cuando nos surten de 10:00 a. m. a 4:00 p. m. Es una situación un poco desesperante. Uno tiene cosas qué lavar”, comentó.

Por su parte, la organización Monitor Ciudad cuenta con actualización constante sobre los sectores que están sin agua. Los puntos rojos en su mapeo reflejan varias zonas sin suministro en la capital.

Sin bombeo

Los bombeos en los sistemas de distribución Tuy I (abastece el oeste de la ciudad), Tuy II (surte el este) y Tuy III (que suministra tanto al oeste como a una parte de Baruta) han estado “muy inestables” como consecuencia de las fluctuaciones eléctricas que ocurrieron esta semana, que afectaron a más de 10 estados del país.

Omar Villalba, representante del Observatorio Vecinal de Baruta, dijo a un equipo periodístico del portal Crónica.Uno que la estación de bombeo Manzanares está sin operatividad, lo cual afecta a cuatro comunidades de aproximadamente 4500 familias: Alto Prado, Lomas de Prados del Este, calle Los mangos y el sector Santo Domingo. Llevan 10 días sin agua.

De cinco líneas de operatividad que tiene el Tuy II, solo funcionan dos porque no cuenta con suficiente presión. La falla del alimentador sur de este sistema dejó sin agua Las Minas, Terrazas del Club Hípico y La Ciudadela.

Por su lado, el alimentador norte –que surte a la parroquia El Cafetal– lleva 15 días continuos sin bombear. Valle Arriba, La Alameda y Santa Fe –que se surten del Tuy III– también están secos.

Villalba, además, explicó que los trabajadores de Hidrocapital no cuentan con gasolina en sus vehículos para trasladarse y hacer maniobras en las llaves ubicadas en las calles (líneas de distribución interna) que deben realizar para nivelar la presión y surtir de agua a varios sectores. Para esto tienen una programación de manipulación de válvulas que permite abastecer a cada sector desde que se agudizó la escasez de agua. “Incluso, a veces el sistema Tuy II tiene que auxiliar al Tuy III. Le quita presión. Si tuviéramos todas las líneas trabajando no estuviéramos en esta situación”, agregó.

No hay comentarios.