#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad
Publicidad

Pastores vencen al coronavirus: "Estamos sanos para la honra y gloria de Dios"

Pastores brasileños Claudionor Lucas y Romilda Pinto

BRASIL.- Un pastor y su esposa lograron vencer al coronavirus, después que lucharon por sus vidas en un hospital, con la confianza segura puesta en Dios

El pastor Claudionor Lucas Cardoso, de 69 años. y la pastora Romilda Pinto, de 67 años, permanecieron cuatro días en el hospital de la ciudad de Cuiabá y contra todo pronóstico, fueron dados de alta sanos de la enfermedad.

"Es un nuevo comienzo para los dos", dijo Romilda, quien contó, que estuvieron en cuarentena de marzo a mayo. Sin embargo, después del proceso de aislamiento, fueron a bautizar, y cree que fue allí que se contagiaron.

Ella dijo que el primero en experimentar los síntomas del coronavirus fue su esposo, que tuvo fiebre alta y debilidad. A la semana siguiente, Romilda comenzó a tener mucha tos y cansancio. Fueron al médico de familia que le recetó algunos medicamentos. Pero, como no hubo mejoría, tuvieron que ser llevados al hospital.

La pareja de ancianos recordó los momentos antes de la hospitalización. Romilda es diabética y según los exámenes, su pulmón se vio afectado en un 60%. y el de su el esposo 45%. Los dos fueron admitidos en la misma habitación y no necesitaron la ayuda de respiradores, a pesar de sus delicadas condiciones de salud.

“Nos pusieron en una habitación de hospital. Dios conoce el alivio de nuestros corazones por eso. Pero, no se detuvo allí, nos trataron con gran afecto y celo. Los profesionales del hospital, desde los asistentes, médicos, enfermeras, nos atendieron con gran dedicación”, dijo Claudionor.

“Estamos agradecidos por el tratamiento puesto a nuestra disposición. Estamos sanos para la honra y la gloria del Señor”, dijo el pastor.

“Luchamos por la vida y el apoyo emocional que teníamos dentro de la unidad fue esencial para nuestra recuperación. Solo gratitud a Dios”, dijo Romilda.

“Agradezco a las enfermeras, los médicos, los conserjes y otros profesionales que realizan sus tareas de manera eficiente y cuidadosa”, dijo.

Debido a la diabetes, tuvo que hacer todo el tratamiento con una dieta equilibrada. “Mi comida era buena para mi salud, equilibrada. Mi corazón está muy agradecido con Dios por habernos colocado en un lugar de excelencia. Salimos de allí fortalecidos, con la salud restaurada y debidamente medicada para continuar el tratamiento en casa”, dijo.

De Noticias Cristianas del Acontecer Cristiano

No hay comentarios.