#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad
Publicidad

Familia es apedreada por convertirse a Cristo y sobreviven tras clamar a Dios


Una familia fue apedreada por haber abandonado el budismo y convertirse a Cristo. Milagrosamente sobrevivieron al ataque tras clamar a Dios. "¡Nos aferraremos a Jesús hasta morir!", dijeron.

Al protagonista de esta historia llamaremos Thura, un hombre de 60 años que entregó su vida a Cristo justo con su familia hace tres años en Myanmar. Desde entonces ha sido blanco de ataques por parte de sus vecinos budistas para que vuelva a su antigua religión.

Thura decidió dejar el budismo después que un pastor cristiano le compartió el mensaje del Evangelio. "No estoy en contra del budismo, pero ya no puedo seguirlo. Jesús murió por nosotros. Nos dio la vida eterna", dijo. "No digo que los budistas no sean buenas personas. Son muy buenos, pero todos somos pecadores. Debemos aceptar a Jesucristo", enfatizó.

Después que sus vecinos se enteraron de su nueva fe, avisaron a los monjes budistas y a las autoridades del pueblo para definir medidas a tomar. Acordaron convocar a la familia para que den explicaciones.

Llegado el día de la reunión con las autoridades de la aldea, la familia cristiana acudió a la convocatoria, donde habían unos 50 monjes y otras 200 personas

Thura dijo ante los presentes que había conocido el Evangelio que transformó su vida y que era una nueva persona en Cristo. Los monjes le pidieron que dejara el cristianismo y vuelva al budismo, pero el hombre rechazó esa propuesta. "No vamos a dejar nuestra fe. ¡Creeremos en Jesús hasta que muramos!", dijo el valiente cristiano

Después de unos días, mientras Thura oraba con su familia, escuchó a personas hablar fuera de su casa, que decían, "¡Mátenlo!". Era el jefe del pueblo dando órdenes para el ataque. "Comienza a pedir a tu Dios que te salve ahora", decían algunos..

La familia se arrodilló para orar, tomados de la mano, sudorosos y fríos. Los gritos se hicieron cada vez más fuertes: "¡Mátenlo!" Luego hubo silencio y después ruido, era la primera piedra que lanzaban.

Thura recuerda: "Todas nuestras ventanas y puertas estaban abiertas y nos apedreaban sin parar. Mi nieta se levantó y cerró las ventanas, pero fue golpeada en el pecho y quedó herida. Ella jadeó de dolor, gritando '¡Jesús sálvame! ¡Jesús sálvame! Y puso su palma en la herida. Justo allí, ella fue milagrosamente sanada.

“Había mucho ruido. Gritaban 'mátenlos, mátenlos', pero todavía estábamos orando a Dios. No dejamos de clamar, incluso cuando nuestra casa estaba casi quemada”, recuerda el hombre. “Estábamos llorando y orando. Nos gritaban: 'Si tu Dios está vivo, ¡pídele que te salve ahora! Aun así, seguimos orando”, dijo Thura.

“Mientras gritaban afuera, mi otra hija llamó a nuestro pastor para pedir ayuda. Alguien de la iglesia fue a la estación de policía y vino a recogernos. Después de una hora, el policía finalmente llegó a nuestro pueblo. No pudieron entrar porque todavía había mucha gente apedreando. Recuerdo a un monje budista que vino y preguntó: ¿Alguien sigue vivo? Sal de la casa ahora ".

De Noticias Cristianas del Acontecer Cristiano

No hay comentarios.