#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad
Publicidad

Cristianos van de casa en casa para orar y ayudar a familias necesitadas


Un equipo de 90 cristianos visitó familias de bajos ingresos en una unidad de vivienda en el Distrito Federal para llevar suministros y la Palabra de Dios en tiempos de pandemia.

La acción, que tuvo lugar el sábado pasado (1), fue organizada por jóvenes que forman parte de un grupo cristiano de humanización hospitalaria, conocido como Doctores de la Esperanza, mantenido por la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA).

Siguiendo las recomendaciones de seguridad contra Covid-19, el grupo visitó a algunos residentes del complejo de apartamentos 6.420 y 25.000 habitantes. Debido a las dificultades financieras, muchas familias se vieron afectadas por el nuevo coronavirus allí.

En un intento por paliar la situación de los vecinos, los cristianos realizaron visitas para conocer la historia de vida de algunos de ellos y llevar la Palabra de Dios. También se distribuyeron artículos de higiene personal y limpieza, alimentos, ropa y literatura cristiana.

El organizador de la acción, Thaís Trivelato, explica que la intención no era solo llevar ayuda física, sino también esperanza para quienes atraviesan dificultades. “Queremos ayudarlos a comenzar de nuevo. Hicimos una proyección para ayudar a quienes realmente lo necesitan. Queremos hacer algo más allá de la entrega de productos y alimentos ”, dijo.

La ayuda no se limitará a un solo fin de semana. Los residentes han sido asistidos por miembros de la Iglesia Adventista en el sitio a través de consejería y suministros.

Silvano Lima, liquidador de una de las cuadras del conjunto habitacional, habló sobre el impacto del mensaje de fe en el barrio. “Los vecinos recibieron una palabra y una oración motivadora, elementos que pueden llevar la fe al corazón, así como la esperanza y la conciencia de que Dios puede y quiere cambiar sus vidas”, dice.

Uno de los voluntarios, Mauro Souza, cuenta la experiencia de su grupo al visitar las casas. “Encontramos personas desempleadas, hambrientas que perdieron a familiares. Tenía una familia que revelaba que no sabía qué iba a hacer para que los niños pudieran comer al día siguiente y que le estaba pidiendo a Dios una respuesta a sus oraciones”, dijo.

“Lo mejor de todo es que todas las familias a las que servimos quieren aprender más sobre la Biblia. Salí de allí cumplida y completa por haber hecho la obra de Dios ”, agregó Mauro.

En una visita, el voluntario Jânio Lima informa que cantó para un hombre que es padre de dos hijos, uno de los cuales padece esquizofrenia. La madre se fue y él los cuida en un pequeño departamento. Jânio contó que una noche, en mayo, la hermana esquizofrénica hirvió una olla con agua y se la tiró mientras dormía, quemándole todo el pecho y el vientre.

“El informe que teníamos de la familia solo decía que uno de los residentes se estaba recuperando de las quemaduras. No imaginamos la realidad. Como había presencia de dos niños, elegí la canción I'm Peace, para cantar. Pero a pesar de que era una canción alegre, empezó a llorar compulsivamente en las primeras frases. En ese momento, todos mis amigos del proyecto y yo perdimos el rumbo. Y fue maravilloso, porque pudimos escuchar su historia ”, dijo Jânio.

De Noticias Cristianas del Acontecer Cristiano

No hay comentarios.