#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad
Publicidad

Mujer rechaza tradición familiar de adivinos y elige seguir a Jesús

Mujer cristiana de Asia Central

Una mujer rechazó involucrarse en la práctica de la adivinación, y dejó de lado esa tradición familiar por involucrarse en el estudio de la Biblia y seguir la fe en Jesús.

La mujer, a quien llamaremos Anim por razones de seguridad, era de una familia de adivinos y sería la próxima en hacer lecturas de la suerte, siguiendo los caminos de su madre y su abuela. La confirmación de que la joven seguiría los pasos de las mujeres de su casa la hizo una gitana.

"Mi madre y mi abuela eran adivinas", dijo, "así que mi madre no se sorprendió cuando la gitana confirmó esto", dijo Anim, al relatar la "visión" que la mujer tuvo con ella.

Lo que la sorprendió no fue si la joven sería una adivina en su familia o no, sino la declaración de la mujer, de que Anim pagaría un alto precio por este "regalo". La gitana dijo que a Anim le costaría la vida de alguien a quien amaba. Aun así, su madre decidió que actuar como adivina valía el "precio" a pagar.

Poco después, cuando Anim tenía 12 años, su padre desapareció en circunstancias muy extrañas.

"Decidí en ese momento que no quería seguir los pasos de mi madre y mi abuela. No intentaría hablar con los espíritus si exigieron la vida de un miembro de mi familia a cambio de su ayuda", recuerda.

Después de algunos años, Anim estudió derecho y encontró un trabajo que le gustó. Sin embargo, después de trabajar un tiempo, conoció a un joven musulmán, con quien formó un hogar.

Anim se convirtió en parte de una nueva familia que estaba más comprometida con la práctica del Islam que su propia familia. Comenzó a rezar cinco veces al día.

Pronto quedó embarazada y, con el nacimiento de sus hijos, el esposo de Anim decidió que ya no debería trabajar fuera de casa.

Después del nacimiento de su cuarto hijo, cuando quedó atrapada en la cama debido a complicaciones en el parto, Anim conoció a misioneros que estaban visitando su ciudad.

Al ver que no podía pagar los medicamentos, la ayudaron a proporcionarle lo que necesitaba. Su condición mejoró lentamente y los misioneros continuaron visitándola de vez en cuando.

Mientras se recuperaba físicamente, Anim comenzó a hablar con esos cristianos sobre cosas espirituales. Ella compartió su historia y confesó sentimientos de confusión y desesperanza. Mientras los misioneros compartían el Evangelio con ella, Anim escuchó con atención. Aceptó una Biblia como regalo y comenzó a leerla.

Anim también les explicó a los misioneros las dificultades de su vida. Quería divorciarse de su esposo porque la golpeaba con regularidad. Sus hijos estaban perdiendo peso porque la familia no tenía dinero para comprar comida. Quería ayudar a mantener a su familia, pero su esposo no le permitía trabajar.

Después de escuchar a Anim, los misioneros le ofrecieron ayuda con la comida. En ese momento, también le dijeron acerca de encontrar la paz con Dios. Anim estaba lista para confesar su necesidad y poner su fe en Jesús. Ella quería conocer a alguien que la amara incondicionalmente, y después de orar y pedirle a Jesús que fuera su Señor y Salvador, Anim comenzó a sonreir.

"¡Me siento mucho más ligera!", confesó Anim a los misioneros. "Es como si fuera una persona nueva y tú eres mi verdadera hermana!", dijo.

Poco después de que Anim se convirtiera en seguidora de Jesús, comenzó a leer las Escrituras con su suegra y sus hijos. Recientemente, cuando los misioneros visitaron a Anim, la ayudaron a llevar a su suegra a Cristo.

Hoy Anim y su familia son parte de un grupo étnico minoritario en Asia Central, entre los que hay pocos creyentes.

De Noticias Cristianas del Acontecer Cristiano

No hay comentarios.