#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad
Publicidad

Nuevamente escasea la gasolina en Venezuela

El parlamentario José Guerra advirtió que de la gasolina iraní, que llegó a Venezuela a finales de mayo, queda muy poca reserva en el país al señalar que el 70% de las estaciones de servicios subsidiadas y un 40% de las gasolineras que venden a precios internacionales, están cerradas por la falta del combustible.

A su juicio, manifestó que es “evidente” que el gobierno de Nicolás Maduro tendrá que volver a importar gasolina para surtir el mercado nacional y “lo hará, probablemente, mediante el intercambio de petróleo por combustible con Teherán o con India”. Apuntó que el traer gasolina de tan lejos va a salir más caro para el país, ya que debe pagarse el flete y un seguro por el recorrido de 21 días en el mar, que equivale a unos 13.600 kilómetros.

“Eso encarece en al menos 10% el costo de barril de gasolina, que es aproximadamente 20% superior al del costo de petróleo”, dijo.

Por su parte, el economista Leonardo Buniak, señaló que el no tener recursos en efectivo para  pagar, se podría estar solventando con el oro que está dentro del Banco Central de Venezuela.

Indicó que Teherán tiene un interés geoeconómico más allá que tener ventaja geopolítica porque tiene la posibilidad de tener oro monetario para poder negociar con los mercados internacionales por medio del trueque y ellos hacer sus propios negocios, por lo que la relación Irán-Venezuela es “ganar- ganar” al ellos vender la gasolina y Venezuela les da oro.

Explicó que Irán sigue siendo una de las pocas alternativas que tiene Maduro, pues ningún país se va a exponer a las sanciones por enviar gasolina a Venezuela, a pesar de que los embargos de la carga puedan ocurrir debido a las sanciones estadounidenses.

“Irán es el gran socio de Venezuela en esta materia, porque la rusa Rosneft ya no lo hace, justamente evitando esas sanciones”, detalló.

Alertó que “La capacidad de Irán para satisfacer el envío está limitado por las sanciones y por el señalamiento de que la guardia islámica, que es la que está enviando gasolina a Venezuela, es señalada como una unidad terrorista internacional y como consecuencia de eso, los embargos son susceptibles”.

Vuelven las colas

El sábado 8 de agosto varias estaciones de servicio en Caracas amanecieron cerradas por falta de gasolina. En las gasolineras que aún tenían combustible se formaron largas colas de usuarios que esperaban llenar el tanque de sus vehículos. La promesa del gobierno nacional duró poco ya que el hidrocarburo comienza a escasear de nuevo.

950 de las 1.570 estaciones de gasolina se encuentran cerradas por escasez de combustible, según reseñó el portal Bloomberg.

A través de las redes sociales se pudo conocer que funcionarios de la Guardia Nacional (GN) informaron que en la parroquia Catia, en Caracas, no hay gasolina. Según lo detallado por los efectivos, solo dos bombas de la zona tendrán el combustible.

En estados como Zulia, Táchira, Mérida, Lara, Carabobo, Nueva Esparta Aragua, Monagas y Bolívar también se reportaron largas colas para poder abastecerse, incluso en estaciones de servicio donde la gasolina se paga en dólares.

Por su parte, el diputado Carlos Valero, afirmó que con las colas que se están produciendo para abastecerse de gasolina a nivel nacional queda evidenciado que el suministro de gasolina procedente de Irán no fue otra cosa sino una estafa.

Tras cumplirse dos meses de ser aplicado el nuevo modelo de venta de gasolina en el país, facilitada por la llegada de cuatro tanqueros procedentes de Irán, las colas se vuelven a multiplicar y se dificulta al máximo acceder al combustible subsidiado.

 

Fuentes: Efecto Cocuyo, VOA 

No hay comentarios.