#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad
Publicidad

Protestas en Maracaibo por falta de electricidad arrojan 10 detenidos

Maracaibo ardió, y no solo por el calor. Sus habitantes se hartaron de los cortes de energía eléctrica de hasta 12 horas continuas, diarios y repentinos. Las zonas con mayores focos de protesta fueron Los Haticos, Pomona, la Curva de Molina, Palaima y Los Postes Negros.

Las protestas se produjeron la noche del 14 de septiembre en zonas como La Curva de Molina, Los Haticos y Pomona. Participaron vecinos de esas urbanizaciones y de barriadas aledañas. Encendieron neumáticos usados y formaron barricadas en las calles.

Para un venezolano de cualquier parte del país, tres cosas definen a Maracaibo: su riqueza petrolera, su particular comida y sobre todo, sus altas temperaturas. Es una ciudad extremadamente calurosa, de día y de noche.

Ahora imagínense esa ciudad ardiente sin ningún tipo de electricidad hasta por 12 horas continuas, con cortes varias veces al día, todos los días, y desde hace muchos años. Los apagones no solo agravan el asfixiante calor sino que  paraliza la economía, aumenta la inseguridad personal, deteriora los aparatos y los desconecta del resto del mundo, entre tantos otros daños. Los hace vivir como a principios del siglo XIX, antes que Tomás Alva Edison logrará encender su primera bombilla, en 1879.

Las protestas duraron hasta avanzada la noche. Para acabar con ellas, mágicamente les devolvieron la luz, contó un vecino de La Curva de La Molina, uno de los lugares con las protestas más intensas. Sin embargo, pocas horas después les volvieron a quitar la electricidad.

Horas antes de las protestas, y como gran cosa, Omar Prieto, gobernador de Zulia (estado del que Maracaibo es la capital) anunció que solicitaría a las autoridades del servicio eléctrico manejado por Corpoelec, que los apagones fueran en «una sola tanda de seis horas diarias». Más conformismo parece imposible. Como respuesta, les dieron más y peores apagones.

Con información de: elestimulo.com

No hay comentarios.