#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad

El Nuevo Herald | Centros de votación vacíos marcan elecciones parlamentarias de Maduro


Una integrante de la mesa electoral le da tiempo hasta de dormir ante la ausencia de electores
Un escaso número de electores acudía el domingo a los centros de votaciones para participar en unos comicios para escoger nuevos diputados de la Asamblea Nacional de Venezuela que meses atrás habían sido rechazados por la comunidad internacional por no contar de garantías de transparencia y que carecía de la participación de opositores.

Según datos del régimen de Nicolás Maduro, unos 20 millones de venezolanos están registrados para votar, pero fotos tomadas en Caracas mostraban centros de votaciones casi vacíos con muy pocos electores presentándose para emitir sus votos.

El Observatorio contra el Fraude, organizado por la Asamblea Nacional (AN), informó en su primer reporte, que la participación de los electores apenas sumaba un 2.7 por ciento, proporción aún inferior que la registrada durante la “fraudulenta” conformación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

“Eso es lo que tenemos hasta este momento de ese bodrio, ese parapeto electoral. Hoy en Venezuela no se celebra ninguna elección”, dijo en rueda de prensa el diputado Andrés Velásquez.

Apenas unos 2.48 millones de electores participaron en los comicios de la ANC del 2017, según cálculos de la Asamblea Nacional, aunque el régimen luego infló las cifras para reportar que 8.09 millones de votos habían sido registrados.

Rubén Chirinos, presidente Ejecutivo de la encuestadora Meganalisis, coincidió en que el proceso realizado hasta ahora se ha caracterizado por la baja participación de los electores.

“Para la 1 p.m. a más de la mitad del proceso transcurrido, la participación estaba por debajo del 12 por ciento”, Chirinos dijo a el Nuevo Herald. “Y cabe destacar que el “hábito de votar voluntariamente” se concentra en las primeras horas del día”.

Agregó que el régimen ha emprendido todo un despliegue mediático para tratar de ocultar el ausentismo. “La desvergüenza que se exhibe en el despliegue propagandístico y mediático dentro de Venezuela, donde se maquilla una realidad estadística incontrovertible”.

Para esta ocasión, el régimen instauró unas 30.000 mesas de votación en todo el país para escoger a 277 nuevos diputados que remplazarían a los opositores que controlan a la actual Asamblea Nacional.

El régimen ya cuenta con una especie de congreso paralelo en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que, aunque opera ilegalmente, le sirve para aprobar sus propias leyes. Pero necesita retomar el control de la Asamblea Nacional para poder endeudarse en el exterior, aseguran analistas.

Los principales partidos de la oposición venezolana agrupados bajo la denominada Mesa de la Unidad Democrática decidieron no participar en el proceso señalando que no existen ningún tipo de garantías de que el régimen sostenga elecciones libres y transparentes.

Esa posición fue también acogida por gran parte de la comunidad internacional, incluyendo a Estados Unidos, la Unión Europea y agrupaciones multilaterales como la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Grupo de Lima.

Temprano en la mañana del domingo, integrantes del equipo del presidente interino Juan Guaidó, considerado como el legítimo jefe de Estado de Venezuela por una coalición internacional liderada por Estados Unidos, solicitaron a la comunidad internacional que acentúe la presión sobre el régimen en respuesta al nuevo intento de fraude del régimen de Maduro.

“Desde la oposición democrática seguimos comprometidos con la búsqueda de una solución que permita a los venezolanos decidir su futuro, pero esto no será posible a menos que la comunidad internacional aumente la presión sobre la dictadura y sus colaboradores”, dijo en un comunicado Julio Borges, representante de Guaidó para las Relaciones Exteriores.

Desde Estados Unidos, el congresista republicano por la Florida, Mario Díaz-Balart, advirtió que el mundo no se dejara engañar por las “falsas elecciones” organizadas por Maduro que solo buscan extender su ilegítima permanencia en el poder.

“La desesperada y malvada dictadura de Maduro no logrará confundirnos con estas falsas elecciones de hoy en sus esfuerzos por permanecer en el poder. El pueblo de Venezuela merece libertad y democracia”, señaló el congresista republicano en Twitter, al agregar la etiqueta “esto no es una elección”.

Pero la preocupación de que el proceso registre un ausentismo aún mayor este domingo ha sido evidente en los últimos días entre los principales voceros del régimen, quienes han lanzado una serie de mensajes para tratar de motivar a la gente a acudir a las urnas.

Preocupados por los prospecto de una escasa participación, el régimen redobló en las últimas semanas los mensajes pera motivar a la población a votar. Pero algunos de esos mensajes lucieron poco democráticos.

“El que no vota, no come”, advirtió Diosdado Cabello, el número dos del chavismo, en un evento realizado la semana pasada. “Para el que no vote, no hay comida. El que no vote, no come, se le aplica una cuarentena ahí sin comer”, amenazando así a los millones de venezolanos que dependen de la ayuda alimentaria para poder sobrevivir.

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, siguenos por Telegram, ingresa al link https://t.me/UpataDigital y dale click a +Unirme Publicidad

No hay comentarios.