#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad

Promesas de transporte en Ciudad Guayana resultaron una “gran estafa” del gobierno

455 unidades están paralizadas por falta de gasolina, así como repuestos y mantenimiento | Fotos William Urdaneta

El presidente de Encuentro Ciudadano en el estado Bolívar, César Ramírez, denunció la estafa que significaron las promesas de planes para el transporte público de Ciudad Guayana.

Ramírez exigió al alcalde de Caroní, Tito Oviedo, dar respuesta a los ciudadanos, quienes muchas veces se ven obligados a trasladarse caminando hasta sus hogares por la falta de unidades de transporte público en medio de la cuarentena por la pandemia de COVID-19.

Recordó que en 2015 se creó la autoridad única de Transporte en el estado Bolívar, cuya finalidad era integrar el sistema de transporte, así como ordenar, adecuar y reorganizar las rutas urbanas. Para entonces, el ministro de Transporte afirmó que la creación de esta autoridad era parte de la atención integral del Gobierno, a fin de optimizar la movilidad de los ciudadanos.

Asimismo se gestionaría la entrega de unidades con cómodos financiamientos y la proveeduría de insumos y repuestos, así como la instalación de una mesa técnica con los transportistas para nuevos financiamientos y pensiones.

“Todo aquello fue una gran estafa para el pueblo que ahora paga las consecuencias. Después de toda esa publicidad, vemos cómo en la sede de Transbolívar, en Puerto Ordaz, hay un cementerio de chatarra roja”, denunció el dirigente político.

Criticó también que las pocas unidades que quedan de buses de transporte rápido (BTR) son usadas por el alcalde Tito Oviedo y el gobernador Justo Noguera Pietri para movilizar a militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a actos proselitistas.

“Mientras ellos se mueven en grandes carros, el pueblo camina largos kilómetros bajo el inclemente sol o la lluvia”, cuestionó. 

Las irregularidades del BTR 

En 2016, Ramírez, quien para entonces era diputado del Consejo Legislativo de estado Bolívar (CLEB), denunció las irregularidades en la construcción del sistema BTR, el cual se ofreció para octubre de 2015, luego se pospuso para noviembre, hasta que a inicios de diciembre -previo a las elecciones parlamentarias de ese año- se pusieron en funcionamiento dos de las 24 paradas destinadas para estas unidades.

Para este sistema se estima que hubo un gasto de 500 millones de bolívares en obras civiles. Inicialmente la inversión en la construcción de las paradas del BTR estaba valorada en 280 millones de bolívares aproximadamente, pero el presupuesto se elevó debido a los arreglos que hicieron luego, a razón de la falta de planificación y los estudios correspondientes.

Además, muchas paradas quedaron mal ubicadas, algunas, como la adyacente al Palacio de Justicia o el Centro Comercial Gran Sabana, se dispusieron en un terreno de poco tránsito y nunca se usaron.

Desde que comenzó la cuarentena, las únicas unidades de transporte disponibles son de líneas privadas, las cuales no escapan de la crisis de combustible. Recientemente denunciaron que hay 455 unidades paralizadas por falta de gasolina, así como repuestos y mantenimiento.

Las unidades de BTR que quedaban se usan o para actos partidistas o como “coronabus”, para trasladar a personas que incumplen horarios de cuarentena hasta un comando donde reciben una charla sobre el COVID-19. Las habilitadas para el personal sanitarios de los hospitales de Ciudad Guayana no siempre cumple las rutas, tarda horas en pasar o nunca llegan, según lo denunciado por los afectados.

CDC.-

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, siguenos por Telegram, ingresa al link https://t.me/UpataDigital y dale click a +Unirme Publicidad