#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad Publicidad

Patrimonio en peligro: 1.000 hectáreas de Canaima destruidas por explotación de oro

Existen una serie de informes analizados por World Heritage Watch que apuntan que más de 1.000 hectáreas de los ecosistemas del parque no han sido destruidas por la extracción de oro

El Parque Nacional Canaima, ubicado en Venezuela, Estado Bolívar, este se extendiendo sobre 30 000 kilómetros hasta la frontera con Brasil.

Al menos 7.419 hectáreas del Parque Nacional presentan una alta vulnerabilidad en estos momentos debido a la actividad minera, según lo que denuncio la organización ambientalista World Heritage Watch.

Dicha organización consideró que es necesario que la Unesco incluya al Parque Nacional Canaima en la Lista de Sitios del Patrimonio Mundial en Peligro, la organización ambientalista opina que esta acción podría motivar a las autoridades del régimen a actuar de manera decisiva para poner fin a las actividades de minería en el Parque.

Existen una serie de informes analizados por World Heritage Watch que apuntan que más de 1.000 hectáreas de los ecosistemas del parque han sido destruidas por la extracción de oro, esta actividad se realiza con técnicas semi-mecanizadas y con mercurio… Un elemento altamente tóxico.

Uno de los informes logró identificar siete áreas entre las que destacan las de El Mosquito y Mayen-Macriyen, que llaman la atención por el aumento de la actividad minera: ahora ocupa más de 500 hectáreas, se detectó que en al menos 480 hectáreas hay operaciones ilegales de extracción.

Entre los sitios bajo mayor presión señalados en el informe se encuentran, ya en los límites del parque, Las Claritas-Chibay y un foco grande de operaciones en San Salvador y Paúl-Urimán.

La actividad minera también conducirá a la pérdida de comunidades biológicas: “Estos son los bosques que están bajo mayor presión. Están fijados en los suelos ligeramente mejores, utilizados por el pueblo Pemón para la agricultura a pequeña escala. Debido a que los suelos de la región tienden a ser muy pobres en nutrientes, esto contribuye a la transformación de los bosques en sabanas.

“En los últimos meses, la presencia de grupos armados irregulares ha dado lugar a un aumento de la violencia en toda la región, todo relacionado de una u otra forma con las operaciones mineras”, subraya la organización.

Los conflictos entre estos grupos, los militares y los pemones han resultado en masacres, homicidios y la migración forzada de los indígenas a Brasil.

NTN24

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, siguenos por Telegram, ingresa al link https://t.me/UpataDigital y dale click a +Unirme

Publicidad