#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad

El mercurio mata silenciosamente a todo aquel que quema oro en Tumeremo

Tumeremo, municipio Sifontes, estado Bolívar, es un pueblo donde el 80 % está rodeado de compras de oro y oficinas de análisis de fundición del material. Se encargan de convertir el oro en polvo a un oro puro en una pieza sólida y brillante, libre de impurezas. Sin embargo, nadie se da cuenta, que esta actividad diaria los está envenenando silenciosamente.

Quema oro en Tumeremo


El artesano y el proceso del mineral


El mercurio (azogue) se utiliza para recolectar el oro que se encuentra en polvo, sedimentos o pequeñas virutas naturales. Cuando se hace la amalgama en la minería, la persona hace contacto también con el mineral porque está en un estado líquido y se usa para recolectar todo lo que está en la batea, de ahí el minero artesano lleva ese material a un proceso de quemado, donde queda el oro sólido en bruto.

Para lograr esta transformación del mineral, la pieza se lleva a un proceso de altas temperaturas para su transformación. Existen dos etapas: fundición primaria, consiste en quemar toda la parte negativa de la pieza, que puede ser tierra y piedras. El segundo proceso de fundición, es llevar el material a mayor grado de pureza, pero este proceso genera vapores que el ser humano los absorbe por su contacto con el metal.

¿Quiénes son los contaminados?


Cada vez son más las personas contaminadas por este tipo de mineral. Se estima que el 15 % del oro en el mundo se extrae de manera artesanal, en las minas donde suelen usar el mercurio. Los mineros que lo utilizan se exponen a envenenarse, a contaminar el agua y el suelo, pero también existe otro medio de intoxicación y es aquella persona que se encarga de fundir el oro.

No solo el artesano resulta contaminado y todo aquel que habita en estos sitios de minería, si no aquella persona que se encarga de la segunda fundición del mineral.

Diego, quién es un fundidor de oro, ha estado trabajando en un análisis para purificar este metal, y ha presentado los síntomas de una intoxicación. «Con frecuencia me dan dolores de cabeza y me siento débil. También tengo un sabor amargo en mi boca», expresó.

Causa temblores y problemas de coordinación

Así como también tiene temblores y problemas de coordinación, síntomas epilépticos que no son genéticos. Diego a diario recibe a mineros con los productos de su trabajo, con piezas amalgamas de mercurio y oro del tamaño de un garbanzo.

Diego las quema para que se vaporice el mercurio y deje solo el metal. Pero el humo es muy tóxico, esto causa que a menudo los fundidores de oro muestran síntomas severos de intoxicación, más que los mineros que usan mercurio en la mina.

«El mercurio es una neurotoxina», explica el Dr. Bose-O’Reilly en un estudio realizado sobre el nivel de mercurio en la sangre de minero en Indonesia. De acuerdo a su estudio, encontró que el mercurio «afecta el cerebelo, que es la parte de cerebro que te ayuda a mover correctamente y a coordinar tus movimientos. El mercurio también afecta los riñones y otros órganos, pero el daño neurológico es irreversible».

La tienda de oro de Diego, es muy pequeña, está en la calle principal de Tumeremo y con el soplete a un lado, a la expectativa de la llegada de clientes. Al final del día los mineros llegan con sus pepitas de oro para ser fundidas.

Diego declaró que le preocupa el efecto que el mercurio está teniendo en su salud. «Esto es un negocio familiar, mi padre también era comprador de oro, y hoy en día, con 70 años, todavía luce saludable».

A pesar de que ya presenta síntomas de intoxicación, Diego está convencido de que el peligro que corre es pequeño. El problema con el mercurio es este: sus efectos no son muy dramáticos en el corto plazo como para que sean persuasivos.

Corrupción con materiales estratégicos


El azogue es un material estratégico, por lo tanto, está prohibido el transitar con este material si no está autorizado, pero resulta ser lo que más venden en el sur del estado Bolívar.

Tercera víctima envenenada


La Organización R (encargados de controlar los bienes y toda la seguridad del pueblo), dejó en claro y exige a los comerciantes y a la población en general, quemar en oro las reducciones pequeñas, esto hasta que mermen los casos de enfermedades producto del humo tóxico del oro.

Sin embargo, el comerciante no toma conciencia sobre las consecuencias que ha dejado la quema de oro, esta es una situación delicada para la salud de los habitantes del sur, un daño silencioso y colateral que puede a futuro traer nuevas enfermedades producto de la contaminación ambiental que se vive en zonas mineras.

Tumeremo sin recursos


Tumeremo no cuenta con una sede o laboratorio que tome muestras de sangre para poder realizar un estudio del nivel de mercurio en la sangre en esta población. Sin estos recursos ni orientaciones médicas sobre el tema, se dificulta que la población aprenda a convivir con esta situación. En conclusión, se convierte en un efecto que perjudica la salud de la humanidad.

TodosAhora

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, siguenos por Telegram, ingresa al link https://t.me/UpataDigital y dale click a +Unirme

Publicidad