#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad

Salas COVID-19 de Ciudad Guayana comienzan a quedarse sin cupo ante repunte de casos


En palabras del infectólogo Julio Castro: “estamos en el peor momento de la pandemia por COVID-19 en el país”. Las proyecciones de los expertos se evidencian en las salas COVID-19 de los hospitales de Ciudad Guayana, urbe ubicada en el municipio más poblado del estado Bolívar.

En las últimas dos semanas ha aumentado considerablemente la cantidad de pacientes ingresados a las áreas COVID de los hospitales Uyapar, en Puerto Ordaz, y Dr. Raúl Leoni, en San Félix, informaron fuentes consultadas.

Entre las dos áreas COVID-19 del Uyapar hay alrededor de 40 pacientes ingresados con cuadros moderados y graves de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. Es el mismo promedio que se manejó después del asueto por carnavales, cuando la autoridad única en Salud de Bolívar declaró públicamente que “el carnaval nos mató”.

La gente fallece porque no tiene cómo costear el tratamiento de una enfermedad sumamente agresiva, y en el hospital no hay insumos. Se mantiene la privatización de la salud pública que es violatoria de los derechos humanos de la gente”

Camilo Torres, vicepresidente del Colegio de Enfermeras

El promedio es 58% superior al registrado a finales de agosto, cuando en el centro asistencial había cerca de 23 pacientes hospitalizados.

“En el hospital estamos viendo nuevamente familias completas infectadas. Buscando camas, buscando cupos. La gente tiene que cuidarse, estamos experimentando en la ciudad otro repunte de casos”, aseguró una enfermera del área COVID-19 del Hospital Uyapar, que solicitó mantener su nombre en reserva.

La enfermera señaló que la mayoría de los hospitalizados ha recibido al menos la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19.

Maritza Moreno, presidenta del Colegio de Enfermeras del estado Bolívar, confirma la premisa: “El llamado a la población es a cuidarse, las condiciones críticas de los hospitales no han cambiado, y vuelven a llenarse”, acotó.

El hospital de campaña del Uyapar que tenía una capacidad de 40 camas fue desarmado y trasladado a Caracas el jueves de la semana pasada. La carpa tenía todos los cupos llenos. 23 de esos pacientes fueron remitidos a los centros centinelas y a la Fundación Armonía, mientras los demás fueron dados de alta.

En centros privados también perciben repunte 

Radiólogos de centros asistenciales privados de la ciudad también confirman un incremento significativo de infecciones y reinfecciones por COVID-19 en la ciudad. “En mi consulta, 80% de los pacientes son personas que ya han sido vacunadas, y personas re infectadas”, reportó Jorge Sánchez*, médico radiólogo de tres clínicas privadas.

El médico informó que en las últimas dos semanas ha recibido en promedio 10 pacientes diarios entre las tres clínicas en las que trabaja.

Personal sanitario insta a no relajar las medidas de bioseguridad. Las consecuencias de hacerlo se resienten en los hospitales que no tienen capacidad de respuesta para los pacientes | Foto William Urdaneta

“Los casos han venido aumentando desde septiembre, la gente está demasiado relajada. En un día vi 20 radiografías que presentan neumonía por COVID-19 en un solo centro”, reportó otra médica radióloga que atiende en otras tres clínicas de la urbe.

La doctora explicó que de ese total de 20 tomografías de personas con COVID-19, 16 son de personas ya vacunadas y tres de personas no vacunadas. Estas últimas presentaban una neumonía severa.

“Eso nos indica dos cosas: los vacunados se están confiando y relajando demasiado, y los no vacunados están reacios a acudir a vacunarse contra la enfermedad. Estos últimos tienen el peor pronóstico para superar la enfermedad”, explicó.

Las vacunas contra la COVID-19 no garantizan una inmunidad completa contra la enfermedad, pero sí impiden que la persona contagiada desarrolle síntomas graves.

Una vez vacunadas, los ciudadanos deben continuar respetando las medidas de bioseguridad para no enfermarse ni enfermar a otros, sostienen los especialistas.

El repunte de casos ocurre mientras se avecina una flexibilización completa para los últimos dos meses del año. Las decisiones del Ejecutivo nacional permanecen divorciadas de la evidencia científica y opinión de personal de salud.

Condiciones hospitalarias invariables 


Personal sanitario consultado sostiene que, en general, la falta de insumos de bioseguridad para trabajadores de la salud se mantiene, al igual que la falta de la mayoría de los fármacos que requieren los pacientes hospitalizados por COVID-19. “En los hospitales lo único que no falta es el oxígeno”, dicen.

Semanalmente fallecen entre seis y siete pacientes por síntomas atribuibles a la COVID-19 en el hospital Ruiz y Páez

Camilo Torres, vicepresidente del Colegio de Enfermeras, informó que en el hospital Ruiz y Páez, el centro centinela más grande de Bolívar, la ocupación en las áreas COVID-19 no ha aumentado, se mantiene en un promedio de 23 pacientes hospitalizados. Este centro asistencial tiene una capacidad de más de 100 camas de hospitalización.

Torres resaltó que semanalmente fallecen entre seis y siete pacientes por síntomas atribuibles a la COVID-19. Estas personas quedan fuera de las estadísticas oficiales desde inicios de la pandemia.

“La gente fallece porque no tiene cómo costear el tratamiento de una enfermedad sumamente agresiva, y en el hospital no hay insumos. Se mantiene la privatización de la salud pública que es violatoria de los derechos humanos de la gente”, sostuvo.

CDC/@mlclisanchez

***Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, siguenos por Telegram, ingresa al link https://t.me/UpataDigital y dale click a +Unirme

Publicidad