Publicidad
Publicidad

Comerciante realiza cultos en su panadería todos los domingos: "Aquí se adora a Dios"

Realizan culto en la panadería

El dueño de una panadería realiza cultos todos los domingos en el local de la tienda, atrayendo a decenas de personas que se reúnen para adorar a Dios.

Martín es el dueño de la panadería Balman, pero también es el pastor de la congregación que allí se reúne. Comenzó su ministerio a los 46 años en el negocio fundado por su padre, donde hay servicios todos los domingos.

La iglesia en la panadería tienen el nombre de "Pan de Vida" y es parte de las Asambleas de Dios en Wyoming, Michigan, Estados Unidos. Martín predica desde el sector de los clientes, ante unas 40 personas.

Martin dice que no pensó ingresar al ministerio a la mediana edad. Estaba feliz de trabajar durante más de dos décadas en el negocio iniciado por su padre en 1999. “No estaba realmente interesado en convertirme en ministro”, dice Martin. "Pero Dios me convenció de que había elegido este lugar para que se adorara su nombre".

Martín comenzó a estudiar para el ministerio en 2016. Obtuvo sus credenciales ministeriales de las Asambleas de Dios en 2018 y lanzó "Pan of Life" en agosto de 2020, en medio de la pandemia del coronavirus. 

Martin dice que está agradecido de tener una familia que lo apoya. Su cuñado Daniel Segovia predica cada dos semanas. La esposa de Martin hace 26 años, Martha; su hermana, Dianna Segovia; y su hija, Alexandra Vargas, se alternan con él en la dirección del culto. Martha dirige una reunión devocional femenina de una hora el sábado por la mañana a través de Zoom.

Alexandra, que trabaja como contadora para una correduría de seguros global, no solo está en el equipo de adoración, sino que también enseña la Escuela Dominical y trabaja como contadora para la iglesia. Ella apoya plenamente los esfuerzos ministeriales de su padre y su madre.

El otro hijo de Martin y Martha, Isaac, está estudiando en la North Central University en Minneapolis, donde se especializa en música.

Martin espera vender la panadería para dedicar toda su atención al ministerio. La mayoría de los clientes de la panadería, así como la mayoría de los asistentes a la iglesia, son hispanos.

El comerciante dice que está especialmente agradecido por el apoyo y el amor incondicional mostrado por su esposa a lo largo de su vida juntos.

“Ya hemos pasado por momentos muy difíciles, pero el Señor ha sido mi Pastor en cada paso del camino”, dice Belman. “Damos gracias a Dios por todo lo que ha hecho y por todo lo que hará en el futuro”.

***Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, siguenos por Telegram, ingresa al link https://t.me/UpataDigital y dale click a +Unirme

Publicidad