Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Cinco increíbles factores que pueden estar afectando tu peso

Mucha gente podría pensar que la lucha contra la obesidad es un mero asunto de fuerza de voluntad, pero la investigación médica indica lo contrario. El programa de la BBC The Truth About Obesity ("La verdad sobre la obesidad") descubrió cinco factores que pueden estar afectando tu peso que quizás te sorprenderán.

Cinco increíbles factores que pueden estar afectando tu peso

Microbios intestinales

Gillian y Jackie son gemelas. Pero hay algo que, a simple vista, las diferencia.

Una de ellas pesa 41 kilos más que la otra.

Durante 25 años, el profesor Tim Spector les ha hecho seguimiento a las dos en el marco de un estudio sobre gemelos que se lleva a cabo en Reino Unido y que se conoce como Twins Research UK.

Spector cree que muchas de las diferencias de peso se deben a los diminutos organismos (microbios) que viven en las profundidades del intestino.

"Cada vez que comes, alimentas cien billones de microbios. Nunca cenas solo", dice.

Una muestra de heces de cada una de las gemelas reveló que Gillian, la más delgada de las hermanas, tenía una gama muy diversa de microbios, mientras que Jackie tenía muy pocas especies de estos pequeños organismos viviendo en su intestino.

"Cuanto mayor es la diversidad, más flaca es la persona. Si tienes sobrepeso, tus microbios no son tan diversos como deberían ser", señala el profesor, quien encontró el mismo patrón en un estudio en que se analizaron a 5.000 personas.

Tener una dieta sana y variada, rica en diferentes fuentes de fibra, ha demostrado ser clave para crear una gama muy diversa de microbios intestinales.

Entre las buenas fuentes de fibra dietética están:

-Los cereales integrales para el desayuno
-Las frutas, incluidas las bayas y las peras
-Las verduras como el brócoli y las zanahorias
-Los frijoles
-Las legumbres
-Las nueces

2. La lotería de genes

¿Por qué algunas personas siguen diligentemente dietas y hacen ejercicio regularmente, pero aún así sufren por ver resultados, mientras que otras no se esmeran tanto y no acumulan kilos?

Los científicos de la Universidad de Cambridge creen que la variación de los genes que heredamos tiene un efecto de entre 40% y 70% en nuestro peso.

"Es una lotería", señala la profesora Sadaf Farooqi.

"Ahora está muy claro que los genes están involucrados en la regulación de nuestro peso y si usted tiene una falla particular en algunos genes, eso puede ser suficiente para estimular la obesidad".

Ciertos genes pueden afectar el apetito, la cantidad de comida que se quiere comer y el tipo de alimento que se podría preferir.

Los genes también pueden afectar la forma en que quemamos calorías y si nuestros cuerpos pueden manejar la grasa de manera eficiente.

Hay al menos 100 genes que pueden afectar el peso, incluido uno llamado MC4R.

Se cree que 1 de cada 1.000 personas tiene una versión defectuosa del gen MC4R, el cual, a través del cerebro, ayuda a controlar el hambre y el apetito. Las personas con una falla en este gen tienden a tener más hambre y anhelan alimentos con más grasa.

"Realmente no hay nada que puedas hacer con respecto a tus genes, pero para algunas personas, saber que los genes pueden aumentar sus posibilidades de ganar peso puede ayudarlos a lidiar con los cambios en la dieta y el ejercicio", dice Farooqi.

3. El truco de la hora

Hay algo de cierto en el viejo adagio: "Desayuna como un rey, almuerza como un señor y cena como un mendigo", pero no por las razones que te podrías imaginar.

El doctor James Brown, quien es experto en obesidad, señala que mientras más tarde comamos, más probabilidades hay de que subamos de peso.

No porque estemos menos activos en la noche, como comúnmente se cree, sino debido a nuestros relojes internos.

"El cuerpo está programado de tal manera que manejamos con mayor eficiencia las calorías durante el período diurno, cuando hay luz, que cuando es de noche, cuando es oscuro", explica.

Por esa razón, las personas que trabajan turnos en horarios erráticos podrían enfrentar una batalla particular para evitar subir de peso.

Durante la noche, a nuestros cuerpos les cuesta digerir las grasas y los azúcares. Por lo que consumir la mayor parte de las calorías antes de las 19:00 puede ayudar a perder peso o evitar adquirir unos kilos.

Durante la última década, la hora promedio de cena en Gran Bretaña pasó de las 17:00 a alrededor de las 20:00 y eso ha contribuido al aumento de los niveles de obesidad en el país, indica Brown.

Pero más allá de los patrones de trabajo y los estilos de vida agitados de la actualidad, hay cosas que podemos hacer que marcarán la diferencia en nuestras cinturas.

Saltarse el desayuno o simplemente comerse una tostada no es una opción para el doctor Brown.

Una mejor alternativa es comer algo con muchas proteínas y algo de grasa así como también carbohidratos. Huevos en pan tostado integral es un buen ejemplo. Eso te hará sentir más lleno por más tiempo.

En el almuerzo come algo sustanciosamente nutritivo y para la cena deja algo más liviano.

4. Engaña a tu cerebro

Hugo Harper, un científico británico dedicado al estudio del comportamiento, dice que existen formas de cambiar nuestro comportamiento alimentario inconsciente en vez de enfocarnos sólo en contar calorías.

Una estrategia, indica el experto, es: eliminar las tentaciones visuales. Eso podría ser más efectivo que si le dejamos todo el trabajo a nuestra fuerza de voluntad consciente.

Así que es muy recomendable que no tengas meriendas poco saludables en tu cartera, bolso o en tu cocina.

Es mejor si recuerdas meter una fruta por si te da hambre en tu trabajo o en el camino de regreso.

En tu cocina, ten a la vista un tazón de frutas y alimentos saludables.

No te sientes con un paquete de galletas frente al televisor. En cambio, pon en un plato el número de galletas que te quieres comer. Cierra el paquete y guárdalo.

Harper también fomenta las conductas de sustitución: optar por alternativas menos calóricas de nuestras comidas favoritas en vez de eliminarlas por completo.

Apela por las versiones dietéticas de los refrescos y trata de reducir las porciones de tus meriendas más que quedarte sin ellas.

"La gente no tiende a notar una diferencia cuando el tamaño de sus porciones se reduce en un 5%, 10%", indica Harper.

Existe una tendencia de comer sin pensar. Por lo que es buena idea seguir las sugerencias que tienen los paquetes de comida sobre las porciones y usar un plato más pequeño cuando llega la hora de la cena.

5. Las hormonas

El éxito de la cirugía bariátrica no se trata sólo de reducir el estómago del paciente, sino en el cambio de hormonas que provoca.

Nuestros apetitos están controlados por nuestras hormonas y se ha descubierto que la cirugía bariátrica, el tratamiento más eficaz contra la obesidad, hace que aumenten las hormonas que nos hacen sentir saciedad y que disminuyan en número las que nos hacen tener hambre.

Pero es una operación mayor que implica la reducción del tamaño del estómago hasta en un 90% y solo se lleva a cabo en personas con un índice de masa corporal de al menos 35.

Investigadores del Imperial College de Londres han recreado las hormonas intestinales que causan cambios en el apetito después de que se ha realizado una cirugía bariátrica con el objetivo de realizar un nuevo ensayo clínico.

Todos los días durante cuatro semanas, una mezcla de tres hormonas se le administra a los pacientes como una inyección.

"Los pacientes sienten menos hambre, están comiendo menos y están perdiendo entre 2 y 8 kilos en solo 28 días", señala la doctora Tricia Tan.

Si se demuestra que el fármaco es seguro, el plan es usarlo hasta que los pacientes alcancen un peso saludable.

Fuente: elcomercio / MF

Tags: 
Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2JGmUru
via IFTTT

Tags: , , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top