loading...
Pin It

Widgets

¿Me puedo bañar después de comer? Lo que tienes que saber sobre el corte de digestión

Upata Digital | 4:46 p.m. | 0 comentarios

Nos lo han repetido hasta la saciedad "no podemos bañarnos en el mar o la piscina hasta dos horas después de comer". No había discusión posible, nuestras madres, abuelas o familiar correspondiente nos prohibía poner un pie en el agua sin que hubieran pasado las dos horas de digestión y no había nada que hacer. Los cortes de digestión son una de las creencias más extendidas, pero como en muchos otros casos, esto es todo lo que es: una creencia con muy poca base real y con mucha confusión de términos.

¿Me puedo bañar después de comer? Lo que tienes que saber sobre el corte de digestión

Existe o no existen los cortes de digestión

Lo primero que debemos tener en cuenta es que lo que comúnmente conocemos como corte de digestión no existe. Lo que sí existe es el shock periférico por dificultades en la vasculación o lo que también se conoce, como informa la OCU, síndrome por inmersión o hidrocución.

Lo que ocurre no es que se corte la digestión, sino que se produce una bajada brusca de la tensión arterial que puede llegar a provocar la pérdida de conocimiento. Este es el mayor peligro, ya que perder el conocimiento en el mar puede acabar en ahogamiento .

Por qué ocurre este shock

La causa de este shock no es cuánto tiempo haga que comimos, sino los cambios bruscos de temperatura. En el caso del mar o de la piscina, el shock puede ocurrir por un impacto brusco con el agua fría. Cuánto más fría está el agua y más caliente está nuestro cuerpo, más riesgo de sufrirlo.

¿Importa cuánto tiempo haya pasado desde que comimos?

Sí y no. En el caso de la comida, lo que más importa es cómo haya afectado nuestra ingesta de alimento a la temperatura de nuestro cuerpo. Especialmente las comidas copiosas demandan mucho riego sanguíneo, lo que puede aumentar la temperatura de esa zona disminuyendo el riego a otras partes del cuerpo. Si a esto se le añade el impacto brusco del agua fría que también influye en la bajada de la presión arterial, podría aumentar el riesgo de sufrir síntomas de hidrocución.

Pero haber comido o no y el tiempo que haya pasado entre la comida y nuestra entrada en el agua no es el único factor ni el más importante. Lo realmente relevante es a qué temperatura se encuentra nuestro cuerpo y cómo entramos en el agua.

Por ello, otras actividades, como hacer ejercicio intenso antes de meternos en el agua también pueden ser un factor de riesgo. Es más, imaginemos que esperamos las dos horas de rigor para hacer la digestión - proceso que, por cierto, puede llevar hasta cuatro horas - pero lo hacemos durmiendo la siesta al sol o jugando al fútbol o a las palas de forma intensa. En este caso, nuestra temperatura corporal estará igualmente muy alta y si decidimos meternos en el agua de manera brusca - porque recordemos que ya han pasado las dos horas de rigor - nuestro riesgo de sufrir un "corte de digestión" es igualmente alto.

Cuáles son los síntomas de la hidrocución

Algunos de los síntomas que podemos encontrar si estamos sufriendo un síndrome por inmersión son los siguientes:

Obnubilación
Dolor de cabeza
Visión borrosa
Zumbido en los oídos
Mareos
Náuseas
Desvanecimiento
Debemos estar atentos a los síntomas - tanto nuestros como de nuestros pequeños - para poder actuar, salir del agua y solicitar ayuda antes de correr el riesgo de desvanecernos.

Qué podemos hacer para evitar los "cortes de digestión"

Uno de los mejores consejos para evitar sufrir este tipo de shocks es estar pendientes de nuestra temperatura corporal. Si queremos meternos en el agua y nuestro cuerpo está muy caliente debemos intentar bajar su temperatura antes de adentrarnos.

Por supuesto, debemos evitar meternos de manera brusca y profunda desde el principio. Lo mejor que podemos hacer es ir introduciéndonos poco a poco, mojándonos despacio para que nuestro organismo pueda ir adaptándose y acostumbrándose a la temperatura.

Podemos también evitar consumir comidas muy copiosas antes de bañarnos y no realizar ejercicio físico intenso inmediatamente antes de bañarnos. No meternos bruscamente en al agua si hemos estado mucho tiempo al sol y nuestra temperatura corporal está elevada es muy importante.

Además de eso, lo mejor que podemos hacer es bañarnos siempre acompañados - y acompañar a los niños es su baño -, procurar no alejarnos demasiado de la orilla y salir del mar inmediatamente si empezamos a encontrarnos mal. Por supuesto, si una vez salimos del mar no empezamos a encontrarnos mejor poco a poco, debemos acudir al socorrista o a un médico para ser tratados.

Fuente: vitonica / MF

Tags: 
Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2LhYmth
via IFTTT

Archivado en:: , , ,

0 comentarios