Noticias Destacadas

+Sucesos

Pin It

Widgets

Pedro J. Torres: Más sobre estudio que identifica proteína que permitiría controlar obesidad, diabetes e hígado graso

Durante muchos años se creyó que toda la grasa que se acumula en el organismo era igual y que su única función era servir de reserva de energía; ya hemos explicado que hoy se sabe que esto no es así, sino que existen dos tipos de grasa: la blanca o “grasa mala”, que es la que se acumula y simplemente almacena calorías extra, y la marrón o parda, conocida también como “grasa buena”, la cual es metabólicamente activa y cumple un valioso papel porque es la que estimula la quema de grasa para generar energía y calor, recuerda la Fundación Torres-Picón, en labores de divulgación preventiva para el bienestar y la salud.

Blanca Cecilia Picón Febres de Torres y Pedro J. Torres, encabezan fundación que promueve prevención de la obesidad infantil e impulsa el arte y la cultura

Desde hace algún tiempo se ha venido investigando la posibilidad de manipular esta grasa marrón con el propósito de utilizarla para combatir la obesidad, objetivo que parece estar al alcance de la mano gracias al trabajo de un grupo de científicas del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), de España, encabezado por la doctora Guadalupe Sabio, en colaboración con el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) y el Hospital Universitario de Salamanca. En esta investigación, publicada en PLoS Biology, los especialistas lograron identificar el mecanismo que activa la grasa marrón y produce energía, eliminando el exceso de grasa.

Analizando más de 150 muestras de tejido adiposo humano, los científicos comprobaron que en las personas obesas se encuentran niveles bajos de una proteína denominada p38 alfa, la cual, de acuerdo a Nuria Matesanz, integrante del equipo investigador, “podría regular una proteína clave para activar la grasa parda, denominada UCP1, que es la responsable de eliminar el exceso de grasa en forma de calor”.

Al estudiar ratones genéticamente modificados para hacerlos carentes de p38 alfa en el tejido adiposo, el grupo investigador determinó que esta carencia ejerce una acción protectora contra la obesidad, aun en el caso de ser alimentados con una dieta rica en grasas. Explicó Ivana Nikolic, también integrante del equipo, que esta protección “se debe a que la falta de la proteína p38 alfa activa la grasa parda, eliminando así el exceso de grasa blanca en forma de calor”.

Adicionalmente se descubrió que la proteína p38 alfa también controla el funcionamiento de otra proteína de la misma familia, la p38 delta, la cual se encarga de la regulación de la temperatura corporal. En este sentido, explican las especialistas, “cuando los ratones son sometidos a bajas temperaturas, p38 delta se activa, aumentando la actividad de la grasa parda”, lo cual implica que ante la ausencia de p38 alfa, la p38 delta se sobreactiva, protegiéndolos de la obesidad.

Asimismo se logró comprobar que la falta de la proteína p38 alfa también protegió a los ratones de sufrir diabetes e hígado graso, lo cual constituye un hallazgo adicional sumamente interesante con miras al desarrollo de futuras terapias para el tratamiento de ambas patologías.

Por su parte, la investigadora principal, Guadalupe Sabio, afirmó que los resultados de este estudio son muy promisorios, ya que “sugieren que la inhibición farmacológica de p38 alfa podría ser utilizada como terapia contra la obesidad”.

Ya son varias las revistas y publicaciones científicas de prestigio que dan cabida o referencia al estudio comentado, lo cual ratifica su seriedad, expresó el portavoz de la Fundación Torres Picón, Pedro J. Torres.

Otra investigación llevada a cabo por biólogos de la Universidad de Copenhague, Dinamarca, y citada antes por el portal especializado Medical Express, ofrece resultados parecidos, relacionados con la falta de visfatina en el tejido adiposo de ratones.

Hay que ser responsables en decir que son los profesionales de la salud y más específicamente los médicos, quienes deben indicarnos como atender y tratar nuestras dolencias, aclara Pedro J. Torres, presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón, dedicada a la prevención de la obesidad y el sobrepeso infantil, así como a la promoción de la educación, las artes y la cultura como medios idóneos para la superación personal de los jóvenes y el desarrollo social.

GF/EDC

Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2mPdH6D
via IFTTT

Tags: , , ,

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top