Noticias Destacadas

+Sucesos

Pin It

Widgets

La importancia de detectar a tiempo la diabetes gestacional

La diabetes gestacional es un problema que surge durante el embarazo y que puede traer complicaciones, desde un aumento excesivo del peso del bebé hasta un parto prematuro, así como una mayor incidencia de las cesáreas.

La importancia de detectar a tiempo la diabetes gestacional

Básicamente, esta anomalía se produce cuando las hormonas típicas del embarazo interfieren en el normal funcionamiento de la insulina que lleva a un aumento en los niveles de glucemia en sangre. Es importante su detección a tiempo para evitar mayores problemas.

Es necesario, antes que nada, distinguir entre las mujeres que tienen diabetes (tipo 1 o tipo 2) y que buscan un embarazo de aquellas que desarrollan la patología durante la gestación.

La diabetes gestacional se diagnostica, por lo general, después de la semana veinte y puede presentarse en mujeres sin factores previos de riesgo.

Entre el grupo de riesgo de sufrir esta patología se incluyen las mujeres de más de 30 años, que hayan tenido otros niños de más de cuatro kilos al nacer o con antecedentes en embarazos anteriores. Así también, las mujeres con antecedentes familiares de diabetes, obesidad, hipertensión o de síndrome de ovario poliquístico son más propensas a desarrollarla.

Uno de los problemas de esta enfermedad es que, en la mayoría de los casos y al menos en una primera instancia, es asintomática, por ello es que se detecta solo a través de análisis de sangre. Sin embargo, si la hiperglucemia ya es muy pronunciada, entonces pueden presentarse síntomas como mucha sed, más ganas de orinar de lo normal y la presencia de algunas infecciones.

Ya en las ecografías, se pueden encontrar señales como el aumento del líquido amniótico, alteraciones del crecimiento y del bienestar fetal.

El diagnóstico se realiza a través de una prueba de tolerancia oral a la glucosa que consiste en ingerir 75 gramos de glucosa diluidos en agua. Se practica una extracción de sangre antes y dos horas posteriores a la ingesta para medir los niveles de glucosa en sangre. Este estudio se pide entre la semana 24 a 28 del embarazo y si la mujer presenta factores de riesgo para diabetes se repite entre la semana 31 a 33 de gestación.

Una vez realizado el diagnóstico de diabetes gestacional es importante instruir a la paciente para que sepa cómo llevar un adecuado control metabólico, fundamental para la salud de la madre y su bebé. Los controles clínicos consisten en realizar una curva de peso, control de la presión arterial y evaluar la presencia de edemas en miembros inferiores.

Si el control metabólico no es el adecuado entonces hay varios riesgos asociados a esta condición: puede haber aumento del líquido amniótico, parto prematuro y mayor posibilidad de tener que ir a cesárea.

La hiperglucemia de la madre genera a su vez hiperglucemia fetal que puede llevar a hipertrofia de tejidos del hígado, del tejido adiposo y corazón.

Así también, este aumento de insulina en el feto puede generar inmadurez de algunos órganos con consecuencias al nacer como problemas respiratorios, disminución de los niveles de calcio, glucemia e ictericia.

La madre con diabetes gestacional no solo tendrá que controlar su glucemia con regularidad, sino que también tendrá que concurrir a un nutricionista que le indique cómo deberá alimentarse para no incrementar sus niveles de azúcar en exceso pero sin descuidar el aspecto nutricional de su dieta, esencial para un óptimo desarrollo fetal.

Se recomienda realizar actividad física que involucre principalmente los músculos del tronco y brazo, aeróbicos de bajo impacto durante 30-45 minutos, al menos tres veces por semana, excepto en casos de contraindicación médica.

En cuanto a la medicación, sólo está aprobado el uso de insulina durante el embarazo y se recomendará en aquellas embarazadas con diabetes gestacional que no logren mantener su glucemia en niveles considerados deseables.

Una vez el alumbramiento, se recomienda continuar los controles de azúcar en sangre ya que estas mujeres tienen mayor riesgo de presentar diabetes gestacional en un próximo embarazo y a lo largo de la vida. En los niños nacidos de madres con diabetes que no tuvieron adecuado control metabólico se observó a largo plazo una mayor incidencia de obesidad y alteraciones metabólicas como la diabetes e hipertensión arterial.

Fuente: Nosotras

RA

Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2P6cmEI
via IFTTT

Tags: , , ,

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top