loading...
Pin It

Widgets

La escuela Yuwa (India), una historia de fútbol y alta tecnología alimentaria

Upata Digital | 6:59 a.m. | 0 comentarios

Cualquier pediatra se echaría las manos a la cabeza si a un niño le ofrecen a diario un batido de chocolate de más de 400 calorías después de un partido, pero en India la situación es distinta, y más si quienes golpean el balón son niñas.

La escuela Yuwa (India), una historia de fútbol y alta tecnología alimentaria

En un pequeño poblado de Jharkhand, al noroeste del país, las 400 alumnas de la escuela femenina Yuwa ('juventud', en hindi) juegan al fútbol todos los días para aprender a ser independientes y protagonistas de su destino y, desde el pasado noviembre, reciben tras los partidos un compuesto alimentario que les proporciona casi la mitad del alimento de la jornada.

Se trata del resultado de un proyecto de cooperación internacional llevado a cabo por la organización estadounidense Feed a Billion y la multinacional murciana Blenhub, que fabrica alimentos en polvo para la preparación de lácteos, panificados, bebidas, helados, cremas y salsas, carnes, azúcares y productos vegetales, entre otros alimentos.

La peculiaridad de esta compañía radica en el desarrollo de "fábricas portátiles de mezcla" que caben en un contenedor estándar de 40 pies, tienen capacidad para producir hasta 6.000 toneladas de mezclas al año y han supuesto, según han informado a Efe sus responsables, un acortamiento en las cadenas de distribución de la industria alimentaria y, en consecuencia, un importante abaratamiento del producto final.

Con más de 20 años de trayectoria empresarial a sus espaldas y una decena de fábricas en España, India, México y Colombia, el danés Henrik Stamm Kristensen, fundador de Blenhub, se cruzó en el destino de las 400 niñas hindúes, condenadas en esa zona rural a matrimonios prematuros o a ser vendidas como empleadas domésticas o incluso sexuales.

La escuela donde estudian, fundada en 2009 por el estadounidense Franz Gastler, lucha por proporcionar a las alumnas las herramientas necesarias para procurarles una vida autosuficiente, que no incluía una comida diaria ya que intentos anteriores suministrándoles un plato de comida tradicional resultaron un fracaso porque las familias, al saber que ya habían comido en clase, les restaban en casa ese alimento.

Según los responsables del proyecto de cooperación, con los batidos de vainilla y chocolate no ocurre lo mismo porque no lo ven como una comida en sí a pesar de que tienen más valor nutricional que los garbanzos con verduras que componen su dieta.

Este compuesto, excepto la pasta de almendra que es originaria de España, se fabrica íntegramente en India con materia prima local, lo que genera un doble beneficio al proyecto de cooperación. Está formado por proteína de leche, aceites vegetales, minerales, vitaminas y fibra de trigo.

En términos de valor nutricional, tiene un 40 por ciento de carbohidratos, un 35 por ciento de proteínas, algo más del 12 por ciento de grasas y entre el 5 y el 6 por ciento de azúcares en una mezcla "personalizada" para las niñas de Yuwa porque tienen más requerimientos de carbohidratos complejos que las de México, por ejemplo, donde también tiene presencia la firma murciana y elabora compuestos con muchos menos azúcares por la alta obesidad infantil.

Con controles de calidad, basados en software en la nube, desde la entrada de las materias primas hasta la salida del producto final, este suplemento ofrece seguridad alimentaria para las jóvenes y representa una combinación de ingeniería desplegable en cualquier parte del mundo en menos de seis meses.

Las 400 raciones de batido al día tienen un coste inferior a 50 céntimos y son un ejemplo, en palabras de Kristensen, de que la tecnología alimentaria "permite hacer que la comida esté disponible de manera más justa y segura, llegando a más personas en más lugares, más rápido, y de forma más segura y barata".

"Cuando conectamos la 'mezcla' perfecta de personas, tecnología y conocimiento, podemos lograr un impacto tremendo", afirma el empresario.

El proyecto de la escuela Yuwa, que financia la oenegé Feed a Billion, se puso en marcha el pasado otoño con seis meses de vigencia, pero acaba de ser ampliado por igual periodo. EFE

IR

Categoria: 


from Informe21.com - Actualidad https://ift.tt/2TdmVeR

Archivado en:: , ,

0 comentarios