#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad

Descienden cifras de muertos en Italia y España

Italia ha registrado 525 fallecidos con coronavirus en las últimas veinticuatro horas, la cifra más baja desde el 19 de marzo, y ya se prepara para aplicar la segunda fase de la emergencia, acabar progresivamente con el confinamiento nacional, siempre y cuando la tendencia a la baja continúe en los próximos días.

El número de fallecidos desde que se detectó el brote a finales de febrero es de 15.887 y los contagios totales ascienden a 128.948, es decir 4.316 casos más en veinticuatro horas, una cifra inferior a la registrada el sábado, informó hoy Protección Civil.

El presidente del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Brusaferro, explicó en rueda de prensa que «la curva de transmisiones ha iniciado la ralentización, también la de fallecidos. Son dos datos positivos que demuestran que las medidas aplicadas están dando resultados», pero es necesario seguir respetando el confinamiento para controlar completamente la propagación del virus.

«Si los datos se confirman, debemos comenzar ya a pensar en una segunda fase» que devuelva la normalidad de forma gradual, al tiempo que se mantiene «baja y controlada la expansión del virus», añadió.

El jefe de la Protección Civil italiana, Angelo Borrelli, subrayó por su parte que los hospitales de Lombardía (norte de Italia), la región más castigada, ya no están saturados y no necesitan transferir enfermos ingresados en unidades de cuidados intensivos a otros centros del país, por primera vez desde el inicio de la gestión de la emergencia.

La prioridad es que la gente siga respetando el aislamiento, algo que no todos hacen, pues, según datos oficiales, ayer fueron denunciadas 9.000 personas por no cumplir las normas, mil más que el día anterior.

Italia tendrá que convivir con el coronavirus

El ministro de Sanidad italiano, Roberto Speranza, considera que Italia tendrá que convivir con el coronavirus hasta que se encuentre una vacuna y avanzó que el Ejecutivo trabaja ya en un plan para cuando se levante el confinamiento total a nivel nacional, por ahora vigente hasta el 13 de abril.

Este plan incluye la creación de más hospitales para asistir a enfermos con coronavirus, la aplicación de test masivos para intentar saber cuántos de los 60 millones de italianos han pasado ya la COVID-19 y son inmunes y el lanzamiento de una herramienta digital que ofrecerá datos sobre los movimientos de los enfermos durante los 48 días previos a haber dado positivo.

«El fin del aislamiento será progresivo, que nadie piense que se acabará de un día para otro», destacó.

¿Usar mascarillas o no?

Italia debate en las últimas horas la necesidad de usar mascarillas fuera de casa, especialmente después de que la región de Lombardía obligue desde este domingo a los ciudadanos a cubrirse la nariz y la boca cuando estén en la calle, con mascarillas o bufandas, e impondrá multas de hasta 400 euros a quienes no respeten esta disposición.

La Toscana ha avanzado que también impondrá esta medida, tan pronto como sus municipios distribuyan los 10 millones de mascarillas compradas por la región.

El sábado, al ser preguntado sobre la conveniencia del uso de mascarilla, el jefe de Protección Civil dijo que no la utiliza porque prefiere guardar la distancia recomendada con otras personas.

Pero hoy Borrelli volvió a ser preguntado al respecto y afirmó que «el uso de la máscara es muy importante» porque «evita la propagación del virus» y alentó a respetar la decisión de Lombardía.

Salvini pide abrir las iglesias

De forma paralela, el exministro del Interior italiano y líder de la derechista Liga, Matteo Salvini, ha pedido que se abran las iglesias para permitir que los fieles celebren los ritos de Semana Santa y ha opinado que «no solo la ciencia es suficiente» para frenar el coronavirus, sino que también se necesita «a Dios».

Sus palabras han sido criticadas por el alcalde de Milán, Giuseppe Sala, miembro del Partido Demócrata, que ha acusado a Salvini de generar titulares, al tiempo que le ha animado a pedir la apertura de las iglesias a las regiones de Lombardía y Véneto, entre las más afectadas y que están gobernadas por su partido, la Liga.

El Ministerio del Interior explica en su página web que no se ha ordenado el cierre de las parroquias y se permite la celebración de ritos religiosos, pero matiza que sin la participación de los fieles para evitar concentraciones de personas que podrían facilitar los contagios. EFE

Caen los muertos en España a 674
España ralentizó este domingo el avance de la pandemia de coronavirus con 674 fallecidos más en las últimas 24 horas y un incremento de 6.023 nuevos contagiados, cifras que muestran ya una caída en el crecimiento de ambos indicadores en comparación con jornadas anteriores.

La pandemia ha provocado hasta ahora 12.418 fallecimientos, un 5, 7 % más que el sábado, y 130.759 casos, con un incremento del 4,8 %, el porcentaje más bajo de las últimas semanas, mientras el Gobierno español trabaja ya en una campaña de detección precoz del virus que ayude a frenar aún más los contagios.

La responsable del área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad , María José Sierra, aseguró hoy que las medidas de distanciamiento social «empiezan a ver su reflejo» en los hospitales, y destacó los grades esfuerzos» del sistema sanitario español para «aumentar de manera impresionante» la capacidad de las unidades de cuidados intensivos.

En esas unidades el porcentaje de ingresados descendió en las últimas 24 horas, con 6.861 pacientes, 329 más (un 5 % superior al día anterior), aunque este dato constituye un repunte en comparación con las cifras registradas el sábado, cuando el incremento fue de un tímido 1,8 % tras ingresar 116 pacientes en unidades de cuidados intensivos.

La nota más positiva es el número de personas recuperadas, que aumentaron en 3.861, con lo que ya se llega a 38.080 (un 11,3 % más).

La región de Madrid continúa este domingo a la cabeza de los contagios con 37.584, un 35 % menos que el aumento de hace 24 horas, y registró 4.941 fallecidos, con tres días consecutivos de descensos, mientras que los ingresos en las UCI se mantienen y el número de altas hospitalarias aumentan un 7,68 % .

Con estas cifras, los infectados en la región madrileña suponen hoy el 28,72 % del total nacional, mientras que los muertos son el 39,78 % y los curados el 54,99 %.

Cataluña es la segunda región más afectada, con 26.032 infectados y 2.637 muertos.

Un millón de test rápidos

Después de anunciar el sábado una ampliación de las medidas adoptadas al inicio de la pandemia, incluido el confinamiento de la pobalción hasta el 26 de abril, el Ejecutivo español se prepara para una segunda etapa de «desescalada» o transición, una vez alcanzado el pico de contagios.

El presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, anunció hoy a los presidentes regionales que repartirá un millón de test para la detención de la Covid-19 a fin de conocer qué parte de la población está contagiada pero no presenta síntomas.

La intención del Gobierno español, es aislar a esos positivos asintomáticos para contener una nueva propagación de la enfermedad y para ello las comunidades autónomas deberán facilitar al Ejecutivo central antes del 10 de abril un listado con las infraestructuras públicas y privadas aptas para ese aislamiento.

«Es una medida fundamental para la siguiente etapa de la lucha contra el coronavirus, una vez se ha confirmado la fase de ralentización de los contagios», dijo hoy el ministro español de Sanidad, Salvador Illa, quien explicó que en la etapa de «desescalada» el Gobierno será «muy prudente».

Esa «prudencia» se basará en la «evidencia científica», recalcó Illa y, en ese sentido, «la detección precoz mediante test masivos será esencial».

Actualmente, en cifras del ministro, se hacen entre 15.000 y 20.000 al día, lo que sitúa a España en «la banda alta» de la realización mundial.

En esa fase de «desescalada» otro de los aspectos fundamentales será el uso de mascarillas «quirúrgicas o similares» para que las personas infectadas no transmitan el virus a las sanas.

Cuando sean necesarias, el Ministerio de Sanidad garantizó que habrá suficientes para todo el mundo. “El Gobierno no va a exigir nada que no se pueda cumplir. Cuando haya una recomendación o exigencia contará con que haya capacidad para ejecutar la medida”, señaló Illa.

Seguimiento de las residencias de ancianos

En la videocoferencia que mantuvo hoy con los presidentes regionales, Sánchez les solicitó también que faciliten al Gobierno central toda la información disponible sobre la incidencia del coronavirus en las residencias de mayores, uno de los principales focos de contagio.

Al menos 3.600 ancianos han fallecido en las residencias de ancianos de España desde el inicio de esta crisis, aunque todavía no existen recuentos oficiales sobre los fallecidos.

Illa señaló que el objetivo es hacer «un seguimiento adecuado» de la evolución de la pandemia entre este grupo de población, los más vulnerables al coronavirus. EFE

Ayúdanos a seguir informando - Colabora con Upata Digital Publicidad

No hay comentarios.