Noticias Destacadas

PUBLICIDAD AQUÍ 940x150

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

PUBLICIDAD AQUÍ 610x120

+Sucesos

Pin It

Widgets

Upata Mía DALE CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA INGRESAR AL MEJOR CONTENIDO EN LA WEB

Turba enardecida linchó a un hombre en Las Claritas

JULIO ALEXANDER MOYA

@Juliomoya6

Foto: Archivo NPG/José Leal/ Ángel García

 

Las Claritas.- Eran aproximadamente las 12:30 minutos de la tarde de este miércoles cuando los gritos de un hombre retumbaron la tranquilidad de los comerciantes de la avenida principal de la población Las Claritas, al sur del estado Bolívar.

Al asomarse para ver que ocurría pudieron observar como un grupo de personas desconocidas le propinaban múltiples golpes. Otros le lanzaban objetos contundentes como piedras, maderas, pedazos de bloque, entre otros.

Aunque algunos de los presentes intentaron detener la acción irregular, el esfuerzo quedó en vano debido a que cada minuto se sumaban sobre él más atacantes. Lo único que decían eran: “Síganle dando golpes porque hay que asesinarlo por ladrón”.

Testigos afirmaron que se ensañaron contra el individuo hasta dejarlo moribundo en medio del pavimento asfáltico. Cuando sus verdugos se retiraron, pocos fueron los presentes que tuvieron la gallardía de acercársele.

Dicen que después de pensarlo por varios minutos, poco a poco fueron rodeándolo. Al verle su rostro parcialmente bañado en sangre como gran parte de su cuerpo pudieron identificarlo como José Antonio Salazar Astudillo, de 30 años de edad.

Nadie quería ayudarlo por temor a posibles represalias pero aun así hubo un grupo que venció el temor y lo montó en un vehículo particular para trasladarlo hasta el Centro de Diagnóstico Integral (CDI).

Los galenos de guardia al observar su llegada pudieron estabilizarlo, sin embargo, debido a la gravedad de las heridas tomaron la decisión de remitirlo hasta la sala de emergencias del hospital Dr. Juan Germán Roscio, en El Callao.

El informe médico practicado arrojó que presentaba desprendimiento de varios órganos, así como también, fractura craneoencefálica, razón por la cual, lo trasladaron de emergencia en una ambulancia hasta el hospital Dr. Raúl Leoni, en San Félix.

Pese a que fue socorrido e intervenido quirúrgicamente, 30 minutos más tarde, expiró. A los especialistas no les quedó de otra que salir de la sala de operaciones y confirmarle la trágica noticia a su hermana quien lo acompañó durante todo el trayecto con la esperanza de que le salvaran  la vida.

Andaba robando

La versión en torno al hecho indica que José Antonio fue atacado tras quedar descubierto hurtando unas gramas de oro en un establecimiento.

Supuestamente, en esa zona, existe una ley impuesta por las bandas delictivas que, “a quienes lo encuentren cometiendo fechorías, los matan”, porque cada uno de los propietarios tiene la obligación de pagar “vacunas” ´para que los vigilen.

Tras tener el reporte de su deceso, funcionarios del Centro de Coordinación Policial (CCP) Sifontes se trasladaron hasta el sitio que yace a un lado del kilómetro 88, en búsqueda de los principales responsables, no obstante, no obtuvieron resultados positivos porque ya habían huido.

Todo quedó en silencio. Pese a que intentaron obtener información de varios ciudadanos que pasaban por las adyacencias, nadie pudo relatarle lo que realmente sucedió.

En el sitio lo que se veía a simple vista eran los restos de gran parte de su masa encefálica, un charco de sangre y múltiples evidencias con la que, presuntamente, le quitaron la vida de forma violenta.

No sabían nada

Familiares se enteraron del fallecimiento de Salazar porque los llamaron para contarle lo que había sucedido. Apenas se enteraron, lo que hicieron fue correr hasta el lugar del ataque con la esperanza de que haya sido una persona equivocada.

La primera en llegar fue su madre quien al visualizar un pedazo de la camisa que cargaba puesta ese día pudo confirmar la noticia. En ese preciso instante lo que hizo fue arrodillarse y pegar un grito que le salió desde el fondo de su corazón para aliviar su dolor y preguntarle a Dios por qué  le habían arrebatado la vida a su retoño.

Quienes la vieron relataron que la mujer se quedó como espacio de 10 minutos en la escena hasta que vino otro familiar y se la llevó tras implorarle que se levantara porque ya no había más nada que hacer.

Sobre la vida de José Antonio lo poco que pudieron aportar es que era padre de familia y trabajaba ejerciendo el oficio de la minería ilegal.

Inician las averiguaciones

Tras obtener el reporte de su fallecimiento, funcionarios de la División del Eje Contra Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), subdelegación Ciudad Guayana, retiraron el cadáver para dar inicio a las averiguaciones preliminares al caso.

Como parte del adelanto de las pesquisas, se tiene previsto que citen a la persona que se comunicó con la hermana de la víctima para informarle sobre el atentado, por ser calificado como pieza clave fundamental que permitirá dar avance con el esclarecimiento del caso.

Aunque hasta el momento las autoridades del ente detectivesco desconocen el móvil del crimen, todo apunta hacia un presunto ajuste de cuentas o venganza debido a que el único objetivo de los atacantes, era quitarle lo más preciado que tenía: la vida.

Sur del estado Bolívar: Zona roja

Todos los días se registran muertes en el sur del estado Bolívar, siendo por arma de fuego la que se posiciona en el primer lugar, seguido por arma blanca y linchamientos, tal cual como ocurrió con José Antonio Salazar. Habitantes imploran a los cuerpos policiales “seguridad” para evitar que este tipo de situaciones lamentables sigan ocurriendo y enlutando familias en la tierra del oro, hierro y mujer.

CIFRAS

1 Persona fallecida

Un grupo responsable

0 Detenidos

2 Cuerpos de seguridad actuantes



from Soy Nueva Prensa - Sucesos http://ift.tt/2oUUd22

Tags: , , , ,
PUBLICIDAD AQUÍ

Tal vez te interese

No hay comentarios.:

Tus comentarios

Scroll to top