Pin It

Widgets

Pedro Torres Ciliberto: Leptina y Ghrelina, las hormonas del hambre

Upata Digital | 1:06 p.m. | 0 comentarios

El organismo demanda alimentos una vez que ha consumido los nutrientes que aporta cada comida durante el día. Normalmente, las humanos comemos tres veces al día, aunque hay casos en los que las personas hacen solo dos comidas. En todo caso, sentir hambre es algo tan natural que pocas veces nos detenemos a pensar en ello. En relación con la necesidad de alimentarse es oportuno mencionar dos hormonas fundamentales. Se trata de la Leptina y la Gherlina, directamente vinculadas con el hecho de comer y llamadas, de hecho, “las hormonas del hambre”. Así lo explican profesionales de la salud e investigadores, y publicaciones especializadas.

Pedro Torres Ciliberto: Leptina y Ghrelina, las hormonas del hambre

La primera hormona mencionada, la Leptina, es segregada por las glándulas adiposas. También por el corazón, estómago, placenta y músculos. Su función es enviar señales al hipotálamo, en el cerebro, para regular o controlar la ingestión de los alimentos así como el consumo o gasto energético.

Por ello, la Leptina es considerada la hormona que controla el peso. Los niveles en el organismo aumentan o disminuyen cuando la persona sube o baja de peso.

Además la Leptina también tiene otra función directamente relacionada con el hambre: acelerar el metabolismo. A largo plazo, la hormona controla el gasto de energía, la combustión de las calorías almacenadas en el organismo y la sensación de saciedad, para ayudar a mantener o perder peso.

Por su parte, la otra hormona citada, la Ghrelina, tiene la función de inducir el hambre, la ingesta de alimentos. También es producida en el hipotálamo, a nivel del cerebro. Entonces, la Ghrelina es la que dice al cuerpo: ¡A comer!

Es segregada cuando el estómago del individuo está vacío. La Ghrelina viaja a través del flujo sanguíneo y llega al cerebro para dar la señal de que la persona “tiene hambre” y debe comer.

Esta hormona también es la encargada de producir la grasa abdominal. Cuando existe algún desequilibrio orgánico puede ocurrir una producción exagerada de Ghrelina y la persona aumenta de peso. En ello pueden influir la falta de sueño, el estrés o las preocupaciones, el sedentarismo, la edad, la menopausia, entre otros.

La presente información es compartida en el marco del eje de actividades de divulgación preventiva en salud impulsadas por la fundación familiar Torres-Picón.

Es conveniente y por lo demás responsable acudir al médico, realizar exámenes periódicos y controlar nuestra salud.

Incluyendo las autoridades e industrias, la prevención en salud es competencia y responsabilidad de todos. Como familia debemos atender y practicarla, estar unidos, ser responsables y cuidarnos entre sí. Apoyarnos en la identificación y uso de las oportunidades para nuestro desarrollo integral. Especialmente, tenemos que resguardar el estado o condición de los más pequeños, así como tomar en cuenta y cooperar con los profesionales de la salud, mantenernos informados, entender y acatar las recomendaciones de los médicos, comentó Pedro Torres Ciliberto, directivo y portavoz de la Fundación Torres-Picón al compartir esta nota.

https://torrespiconfoundation.org/en/

FTP / I21

Categoria: 


from Informe21.com - Salud y bienestar https://ift.tt/2QIRJ50

Archivado en:: , , ,

0 comentarios