#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad

Federación de Docentes: “La intención de impartir clases a distancia, no pasa de ser una ingenua utopía”


Desde que el pasado 07 de abril el gobierno decretó la culminación del período académico 2019-2020 en forma virtual, dado el confinamiento por cuarentena para prevención del contagio por coronavirus, los gremios que agrupan a los educadores en todas sus modalidades se han manifestado preocupados por la situación y en contra de la medida.

Uno de los pronunciamientos conjuntos corresponde a la Federación Nacional de Profesionales de la Docencia, Colegio de Profesores de Venezuela y Fenaprodo CPV, que afirma que “la intención de impartir clases a distancia, no pasa de ser una ingenua utopía; producto de los muros que deben salvar los participantes, pero cuando es una propuesta proveniente del seno del Ejecutivo nacional, se transforma en una burla, puesto que para que la idea se cristalice, deben cumplirse condiciones que están muy lejos de ser alcanzadas”.

Los profesores enumeran cinco “muros” u obstáculos para alcanzar tal objetivo planteado por el Ministerio de Educación en el plan “Cada Familia, una Escuela”.

Primero, la falta del equipamiento que necesitan profesores y alumnos, para ilustrar esto citan al Instituto Nacional de Estadística (INE), que indica que alrededor del 30% de los docentes y el 13.9% de los alumnos, posee computadoras Canaima, mientras que un equipo similar en el mercado supera el costo de los cien dólares ($ 100).

Segundo, en el caso de que todos los participantes puedan contar con los equipos tecnológicos; como computadora, teléfono inteligente, módem, radio y televisión, su uso se vería gravemente afectado por las fallas en el servicio de electricidad.

Tercero, “la culminación del año escolar a distancia supone el desafío de luchar contra las deficiencias de Internet, servicio que en Venezuela es uno de los peores del mundo”.

Como cuarto punto señalan que la misma limitación tecnológica impediría cumplir con la supuesta solicitud a los padres y representantes, a enviar fotos de sus hijos o representados, en plena ejecución y observación de las tareas académicas y las clases facilitadas por los canales de televisión indicados por el Ministerio: “por lo tanto cabe pensar que se está cercenando el derecho a quienes carecen de la posibilidad de participar en el programa “Cada Familia, Una Escuela”.

En el quinto “muro” afirman que es “evidente el deseo propagandístico del gobierno, a pesar de conocer la imposibilidad de lograr la vinculación: institución – medios – comunidad – familia y al parecer sólo estaría buscando lograr a través de VTV y demás medios, lo que han venido haciendo por años: La politización del currículo y la profundización del pensamiento único”.

La organización gremial y sindical en anteriores oportunidades ha denunciado el estado de quiebre de la educación venezolana, “debido a que presentaba fallas estructurales, ausencia de servicios básicos, falta de material didáctico y de limpieza, abandono del cargo por parte de docentes, producto de los salarios miserables, deserción escolar y alumnos sin posibilidad de movilización, de alimentarse y de adquisición de útiles escolares”. Y ahora observan que el panorama se agrava con la pandemia y el anuncio de que la tarea debe continuarse en el hogar.

Recomendaciones
Los educadores adelantan algunas recomendaciones para el Ejecutivo nacional, para que el cumplimiento de la cátedras educativas dirigida a más de siete (07) millones de estudiantes sea efectiva: “requiere no sólo de electricidad y aportes financieros, sino también de un recurso humano competente, un potencial tecnológico adecuado a las demandas, y medios audiovisuales, entre otros, además de costear las necesidades de conexión de los docentes y alumnos, el acceso a tablets y/o computadoras, teléfonos inteligentes, planes de datos, garantizar el servicio permanente de internet, agua y gas y en el caso del docente, la contemplación de un ajuste salarial que garantice la adquisición de alimentos y medicinas, para él y su familia”.

También piden la consideración de una asignación para de las familias con hijos en edad escolar hijos, y el cumplimiento del compromiso del Ministro Aristóbulo Istúriz, con relación al PAE. Prevén evidencia que el futuro del programa de alimentación dependerá de financiamiento internacional.

Por último lamentan que el Ministerio no haya consultado a los gremios, con la finalidad diseñar una alternativa conjunta de solución en la culminación del año escolar 2019 – 2020, “ pero el gobierno presentó una decisión tomada de forma unilateral, de manera que deberá asumir la total y absoluta responsabilidad del revés en su implementación”. Sin embargo, manifiestan que deben estar preparados para que en el inicio del nuevo año escolar 2020 -2021, se prevea una planificación cuyos contenidos permitan dictar los objetivos que no se ofrecieron en este período académico, a objeto de que el aprendizaje del estudiante sea completo.

Ayúdanos a seguir informando - Colabora con Upata Digital Publicidad

No hay comentarios.