#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad
Publicidad

Quemados por pobladores dos delincuente que participaron en la masacre de El Manteco

“El Cotorro” y “Muerte Lenta” fueron golpeados y apuñalados en la Plaza Bolívar de El Manteco, después les prendieron candela a los cadáveres

El par de cadáveres quedó a un lado de la Plaza Bolívar, calcinados por sus inquisidores


El Manteco.-Pasadas las ocho de la mañana del martes 28, desde una camioneta Toyota Hilux de color verde en marcha, lanzaron a un par de sujetos heridos en la Plaza Bolívar de El Manteco, municipio Piar.

Al parecer, ya habían personas esperando a los supuestos bandidos, involucrados en la masacre que ocurrió en el fundo Mis Recuerdos del sector La Becerra, municipio Roscio, entre Piar y El Callao.

Las víctimas recibieron múltiples heridas ocasionadas por armas blanca, igual golpes contundentes. La muchedumbre, posteriormente le echó gasolina y los quemaron, locales presenciaron la ejecución.

Miembros del “sindicato” atraparon a “El Cotorro”, también a “Muerte Lenta”, en una comunidad de El Manteco escondidos. Dolientes del cuádruple homicidio se encargaron de aplicarles la “ley de talión”.

Expertos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, se hicieron presentes para levantar ambos cadáveres y trasladarlos a la morgue del cementerio municipal de Chirica.

Masacre en el fundo

Rubén Darío Silva Sosa, 49 años de edad, Ramón Javier Valera, 29 años y dos menores de doce años, fueron asesinados por varios antisociales que arribaron al fundo Mis Recuerdos.

“El Catire Monín”, “La Muerte” y “El Cotorro”, fueron los primeros en someter a sus víctimas. El dueño de la finca identificó a su sobrino que se hallaba entre los ladrones, éste al verse descubierto le disparó dos veces, después siguieron con el resto de sus víctimas.

Uno de los niños corrió para escapar, sin embargo, uno de los cuatreros lo persiguió hasta alcanzarlo. Con un machete lo agredió en reiteradas oportunidades hasta dejarlo sin signos vitales, el cadáver lo lanzó en un pozo de agua del morichal.

Luego cargaron con todo lo que encontraron a su paso, incluyendo una escopeta y una moto del dueño de este lugar.

Cabos sueltos

Hermano del difunto Rubén, descubrió a los maleantes, tras conseguirlos en la propiedad que cuidaba el colombiano, Juan Carlos Escarlante Jaramillo, ubicada en Santa Rosa.

Uno de los homicidas tenía el vehículo de dos ruedas de su víctima, también la escopeta, por estos objetos son descubiertos.

Comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, detuvo a Juan Carlos e identificó a los criminales, aparentemente ya habían cometido varios robos en la zona.

Sigue la búsqueda del resto de la banda, sujetos que al parecer se internaron en el bosque, o posiblemente se encuentran enconchados en Upata, o San Félix.

Bladimir Martínez Ladera

No hay comentarios.