#UpataDigitalEsTuVoz

Publicidad Publicidad

Transportistas de Upata exigen restringir transporte pirata y reactivar el surtir gasolina subsidiada


Tras un día de paro, transportistas de carros por puesto ubicados en la terminal de pasajeros de Upata, municipio Piar del estado Bolívar, exigieron este jueves a la Alcaldía de Piar y el Instituto Municipal de Transporte Terrestre (INTT), la eliminación de una parada de transporte paralela e ilegal regulada por colectivos (bandas armadas pro oficialistas), ubicados a las afueras de la terminal, pues entorpece el trabajo diario de las cooperativas privadas que tienen permiso de ruta.

Además de eso, los transportistas solicitan a las autoridades permitir que laboren solo los cuatro autobuses que tienen permiso de ruta dentro de la terminal. Pues desde el inicio de la cuarentena por COVID-19 y el esquema de flexibilización 7 + 7, autobuses de líneas no oficiales se sumaron a la ruta ilegalmente.

Los transportistas señalan que esto les impide trabajar porque no pueden competir con el precio del pasaje de los autobuses que usan gasoil como combustible. Mientras los buses cobran tres dólares de pasaje porque tienen 40 puestos en promedio y utilizan gasoil, los carros por puestos tienen cuatro o cinco cupos y utilizan gasolina que la mayoría de las veces compran en el mercado negro -a dos o tres dólares por litro- debido al caos del combustible en las estaciones de servicio del estado Bolívar.

“Si nos echaran gasolina 100% subsidiada, entonces nosotros bajamos los precios y todos trabajamos”, planteó un transportista | Foto cortesía

Son esos elementos los que hacen que el pasaje oscile los 10 y 15 dólares por persona. “Estamos compitiendo con un gigante, y nosotros también somos padres de familia, queremos trabajar”, manifestó un transportista que pidió mantener su nombre en reserva.

Los transportistas también solicitan a los autobuses que usen tarifas que puedan competir con los carros por puesto. Aunque estos autobuses son la mejor opción de traslado para la mayoría de la población, especialmente las personas de bajos ingresos.

El problema de fondo es la crisis del combustible en el estado. Los transportistas pidieron nuevamente al INTT y la ZODI ser considerados como sector priorizado en la estación de servicio San Onofre, donde antes del inicio de la alarma sanitaria por la pandemia de COVID-19, tenían un pico de gasolina asignado.

“Si nos echaran gasolina 100% subsidiada, entonces nosotros competimos, bajamos los precios y todos trabajamos. Pero así estamos compitiendo contra un monstruo grandísimo”, señaló otro transportista.

El 14 de abril de este año hicieron la misma solicitud que fue desatendida. Quienes no compran combustible en el mercado negro, viajan hacia el estado Anzoátegui para surtir y así poder trabajar.

La crisis de combustible ha sentenciado casi la totalidad de la flota de transporte público en el estado Bolívar. Hace dos años, las 35 cooperativas organizadas de carros por puesto que trabajan en la terminal de pasajeros de Upata tenían hasta dos salidas diarias hacia Guasipati, El Callao, kilómetro 88, Ciudad Bolívar y Ciudad Guayana. Hoy salen una o dos veces a la semana, con suerte.

La situación es más crítica en las poblaciones del sur. Independientemente de si se trata de una estación de servicio subsidiada, o dolarizada, el clientelismo, desorden y largas colas que pueden durar hasta una semana o más, se mantienen.

@mlclisanchez

Si quieres recibir en tu celular esta y otras informaciones, siguenos por Telegram, ingresa al link https://t.me/UpataDigital y dale click a +Unirme

Publicidad